Saber manejar las emociones contribuye con la sanación

Estudios científicos establecen que mientras el estado anímico del paciente se encuentre arriba, el tratamiento médico será más efectivo.

Lo contrario ocurre cuando está presente la depresión, porque el sistema inmunológico decae y se hará cuesta arriba la recuperación.

Al tomar en cuenta estas premisas, el profesor Tito Castillo, licenciado en Artes, con maestría en educación familiar, participa en el programa de estimulación al enfermo, que se encuentra adscrito a la Dirección Regional de Salud, con el apoyo de la Fundación José Félix Ribas.

El programa cuenta con apoyo de la Prefectura del municipio Iribarren, del Consejo para las Personas con Discapacidad y de la Dirección Sectorial de Educación, iniciativa, junto a la participación de los pasantes de psicología, quienes deben hacer su trabajo comunitario para optar al título universitario.

“Nos basamos en la programación neurolingüística (PNL), y enseñamos a las personas a pensar y hablar distinto, cómo manejar las emociones, entre otras charlas que hacemos con dinámicas de grupo, bien sea musicoterapia, bailoterapia y el juego como terapia”, explicó Tito Castillo.
Detalló que trabajan de dos maneras. En el caso de los adultos les hablan de manera clara, amena y concisa.

Para los niños les hacen terapias en forma de juegos, cuentos y obras de teatro, de manera que entiendan la importancia de estar alegres a pesar de la convalescencia por la enfermedad.

Red hospitalaria y ambulatoria

Tito Castillo informó que el programa de estimulación al enfermo cubre la red hospitalaria y ambulatoria del municipio Iribarren, así como las escuelas.

Mencionó que el personal que les acompaña es un equipo multidisciplinario que aportan las diferentes instituciones que apoyan el programa de estimulación al paciente.

“También contamos con voluntarios y con los estudiantes de psicología, quienes son evaluados como parte de su formación profesional”, agregó Castillo.

Señaló que cuando van a los hospitales llevan preparadas actividades de música, canto, baile y cuentos.

“Cuando una persona es diagnosticada con alguna enfermedad, cae en una tristeza y depresión. En ese momento es ideal acercarse a darle una mano amiga, una palabra de aliento, un canto de amistad”, dijo Castillo.

Reiteró que el hecho de cambiar el estado emocional la mejoría será mágica, se elevará su autoestima y su forma de ver la vida.

“Además incorporamos a la familia, para que ellos sepan qué hacer en este proceso y cómo colaborar a la recuperación mental y física de su ser querido”, concluyó el profesor Castillo.
Foto: Daniel Arrieta

Loading...
Compartir

Comentarios

Comentarios