Siete propuestas para revertir crisis

Juan B. Salas |

Un conjunto de siete recomendaciones orientadas a revertir la crisis económica que está viviendo el país, propone el economista y director del portal Aristimuño Herrera y Asociados, César Aristimuño, al expresar su preocupación en torno al futuro de la Nación.

Precisa que El modelo económico que ha implementado el Gobierno ha estado inspirado, hasta el momento, en ideologías anti-mercados que tienen como objetivos lograr la estabilización económica a través de la planificación de la producción y el consumo.,
Ante este escenario, formula siete recomendaciones para mejorar la situación económica del país:

1. Un gran acuerdo nacional es condición necesaria para que se abandone la compleja situación económica actual de Venezuela. “Se necesitan muchos kilogramos de dólares pero se requieren toneladas de confianza.

2. Hay que devolverle al BCV su autonomía, lo que conlleva a detener el financiamiento monetario del déficit, “impidiendo la emisión de dinero inorgánico, que viene a ser alimento fundamental para la inflación”.

3. En paralelo al punto anterior, el gobierno debe desprenderse progresivamente de la enorme carga de las más de mil empresas, muchas de ellas hoy totalmente improductivas.
4. El gobierno debe sincerar su política cambiaria, ajustando de manera muy importante la tasa del 6,30 bolívares por dólar, en búsqueda de un tipo de cambio competitivo.

5. Se debe aumentar el precio de la gasolina, lo cual ha dejado de ser un tabú.

6. Se deben crear las condiciones para promover la inversión y el crecimiento continuo de la producción de bienes y servicios.

7. Se debe eliminar el control de precios buscando estimular la producción de bienes y servicios, y por ende, una mayor oferta que incida en la sinceración de los precios y en una significativa mejora del abastecimiento nacional.

Aristimuño agrega que si el gobierno no toma decisiones integrales, el costo será “un mayor encarecimiento de los precios, por ende mayor inflación, seguirá el problema de oferta de productos y continuaremos dependiendo de las pocas importaciones que lleguen, lo que no genera nada positivo en términos de precio, de competitividad y abastecimiento.

Comentarios

Comentarios