El cuñado del rey de España entrará a prisión en los próximos cinco días

Con información de Agencias | Foto: Cortesía AP |

Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI de España, deberá entrar en prisión antes del próximo lunes para empezar a cumplir la pena de cinco años y diez meses que le impuso el Tribunal Supremo (TS) español por su implicación en un caso de corrupción.

Será la primera vez en la historia moderna de España que un pariente de un monarca entre en la cárcel, tras un mediático proceso judicial que ha durado doce años.

La denuncia de favoritismo hacia el marido de la infanta Cristina de 2006, convertida luego en instrucción judicial como pieza 25 el caso Palma Arena y finalmente en el juicio más mediático celebrado nunca en el país, ha sido confirmada por una doble sentencia condenatoria de la Audiencia de Palma y del Tribunal Supremo.

El tribunal provincial ha comunicado esta mañana a Urdangarin, en un trámite de apenas 12 minutos, que tiene cinco días para presentarse en la cárcel que elija e iniciar el cumplimiento de una pena que pone fin a un proceso de doce años en el que el reo ha pasado de ser yerno a cuñado de Rey.

Hasta el lunes, el marido de la infanta Cristina, residente en Suiza, tendrá libertad de movimientos.

Urdangarin se ha tenido que desplazar a Palma para recibir esta notificación judicial precisamente el día del 53 cumpleaños de la infanta, a quien el próximo ingreso en prisión de su marido podría aconsejar un nuevo traslado de residencia con sus hijos después de casi cinco años en Ginebra como coordinadora de programas de la Fundación La Caixa con agencias de la ONU,

Hoy a mediodía, cuando ha comparecido ante la Audiencia de Palma, además de un centenar de periodistas, le esperaba una veintena de ciudadanos que le han recibido a gritos de “Los borbones a los tiburones”, “Iñaki Urdangarin, devuelve el botín” y “Urdangarin, trabaja, devuélvenos la pasta”.

En su quinto periplo judicial a Palma, -después de las dos veces que viajó para declarar como imputado, las sesiones del juicio en 2016 y la vista tras ser condenado en la que no se le aplicaron medidas cautelares-, Urdangarin ha salido esta mañana de la Audiencia con un papel en la mano que determina su encarcelamiento.

El Tribunal Supremo ratificó ayer la condena inicial de la Audiencia por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, pero le absolvió de falsedad en documento público, con lo que rebajó en cinco meses la pena de privación de libertad, que será en total de 5 años y 10 meses.

Penará por haber usado el “trampolín de su privilegiada posición” para lograr el “sometimiento” del expresidente balear Jaume Matas a sus intereses y que le contratara excluyendo toda concurrencia posible.

Tras la orden de ir a prisión, además del recurso de amparo ante el Constitucional, que difícilmente paralizaría el ingreso en la cárcel, a Urdangarin le cabe la posibilidad de solicitar el indulto al Gobierno. Mientras tanto, deberá ir a la cárcel en cuestión de 5 días.

Urdangarin vuelve a compartir destino el socio con quien fundó el Instituto Nóos, Diego Torres, condenado a 5 años y 8 meses de cárcel y que también ha recibido hoy el mandamiento de ingresar entre rejas antes del lunes.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios