Tomás Socías: Banca Comercial y Mercado de Valores deben formar parte de la flexibilización Cambiaria

Juan Carlos Salas | Foto: Archivo |
OPERATIVO DE LOS BANCOS BICENTENARIOS PARA ENTREGAR LA TARJETA DE DEBITO A LOS PENSIONADOS OPERATIVO EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL BARQUISIMETO 06/04/2013 FOTO JAIRO NIETO

La incorporación de la Banca Comercial y del Mercado de Valores al sistema de flexibilización cambiaria, definitivamente, no conforman un planteamiento para analizar y continuar estudiándolo, sino para que se convierta en un hecho a la brevedad posible.

Así lo manifestó el analista empresarial, Tomás Socías López, a través de un informe en el cual incorpora un conjunto de planteamientos al respecto, entre los que se destaca el “positivo resultado que se ha alcanzado con la modalidad operativa de las remesas, y la no muy eficiente de las subastas Dicom”.

Revela que la despenalización de los ilícitos cambiarios ocupa la primera posición con respecto a las innovaciones tendentes a “desmontar el control de cambio”, que, poco a poco, suma más voluntades a favor desde el seno del Gobierno, como del partido que soporta la estructura gubernamental.

“Lo que no trascendió a conocimiento de la población, pero que sí se habría tratado con
crudeza durante el último Congreso del Psuv, es que hay que dinamizar las respuestas que demandan los encuentros entre los representantes del propio Gobierno, como de los responsables del sector productor privado de la economía”, precisa.

Indica además que otro tema que maneja el gobierno es la realización de posibles acuerdos para que se constituyan empresas mixtas, muchas de ellas convertidas actualmente en un peso para el Estado.

“Por no haber sido debidamente gerenciadas esas empresas entre controles y restricciones,
perdieron alternativas competitivas y ahora conforman un serio peso para la caja pública”,
opina. El Informe Confidencial Privado que dirige el referido analista por otra parte, indica que, internamente, las voces de “mayor peso” que se escuchan en las reuniones de trabajo a nivel gubernamental han dicho, y con argumentos convincentes, que no se trata de acometer un proceso de privatización forzada por las propias exigencias que han planteado las empresas convertidas en carga para el Estado. Sino también de “abrirle espacios participativos” al capital nacional, como al internacional, en la conformación de firmas mixtas.

“Tal apertura incluye, desde luego, lo que ha estado sucediendo con la fragilidad funcional que exhiben los servicios públicos. Es ese camino al primero que habría que prestarle atención, respaldo y dinamización en lo que se necesita con carácter de urgencia”, puntualiza el informe.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios