Universidades perderían autonomía para escoger a sus profesores

Juan Carlos Salas/Foto: Archivo |

El rector de la Universidad Simón Bolívar, Dr. Enrique Planchart, expresó su preocupación por los planes del Ministerio de Educación Universitaria, de implantar un instrumento para regular la admisión y carrera de profesores de educación superior, lo que interferiría con los métodos propios de las universidades de selección, formación y ascenso de su personal académico.

En este sentido, la autoridad universitaria, expresó que el gobierno le hace un daño “gravísimo” a la universidad al quitarle la posibilidad de escoger a sus estudiantes y profesores.

“Un profesor universitario no se improvisa. Los profesores ingresan a la USB por un concurso de credenciales, y permanecen contratados a prueba por dos años, luego ingresan al escalafón si reúnen los requisitos de formación y resultados académicos”, explicó.

Recuerda que en sus inicios la casa de estudios contó con profesores de experiencia y jóvenes en formación provenientes de las Facultades de Ingeniería y Ciencia de la Universidad Central de Venezuela que se encontraba inmersa en un conflicto que la llevó al cierre.

“A esto se le agregó un programa de contratación de docentes extranjeros financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo, y un programa agresivo de formación de maestría y doctorado en las mejores universidades del exterior para los profesores más jóvenes. La USB fue exitosa desde el principio porque contó con una planta profesoral de primera calidad”, resaltó.

Con respecto al examen de admisión, Planchart señaló que una sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia impide su realización.

“Hace tres semanas enviamos una comunicación al ministro, planteándole la posibilidad de que la USB escoja un porcentaje de los estudiantes de la próxima cohorte a través del mecanismo interno de admisión, pero no hemos recibido respuesta”, reveló.

Asimismo dijo que “es falso” lo expresado por el ministro Jorge Arreaza sobre el supuesto carácter discriminatorio del examen de admisión.

“Con todos los defectos que pueda tener, es el mecanismo más democrático, cualquier joven, independientemente de su condición socioeconómica o lugar de residencia puede presentarlo y si está preparado, ingresar. Además, tiene la posibilidad de entrar a través del Ciclo de Iniciación Universitaria, o formarse para presentar el examen al año siguiente. El Sistema Nacional de Ingreso (SNI) no da esta oportunidad, discrimina por condición socioeconómica y da mucho peso a la territorialidad”, opinó.

Finalmente el rector enfatizó que el SNI “es una farsa, no es verdad que sea un mecanismo democrático”, y dio como ejemplo que el gobierno permite que sigan existiendo las actas convenio de ingreso en algunas universidades, lo cual demuestra que “es un sistema político y de propaganda, porque las actas convenio no tienen nada que ver con el mérito académico”.

 

Comentarios

Comentarios