Un ritornelo

Julio Portillo |

El diccionario define el ritornelo como una cosa negativa o indeseable que se repite. La palabra tiene un origen italiano, que aunque es usada en música, también en política significa ambigüedad, reiteración retórica, melifluas y temor.

El dictador Nicolás Maduro ha vuelto a cambiar Ministros. Hemos perdido la cuenta de cuántos ha nombrado en su gestión. Esta vez como en las anteriores fue un ritornelo, las mismas caras. Ninguno de los nombrados ha hecho méritos para ejercer el cargo.

El Ministro de Economía Ramón Lobo fue aquel al cual Ramos Allup le dijo en debate parlamentario que no se moriría de inteligencia. Elías Jaua, ahora Ministro de Educación, ya no hay cargo que darle, ha sido Vicepresidente, Ministro de Comunas, Canciller. De este último cargo salió con escándalo relacionado con armas que ocultaba en un viaje a Brasil una de sus criadas. Hugbel Roa, Ministro de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, viene de protagonizar en la Asamblea Nacional una escena deleznable al insultar al nuevo Cardenal Porras y tirarle un micrófono en la boca a otro parlamentario. Qué puede saber Adán Chávez acerca de gerenciar la cultura de un país. Erika Faría, viene de ser Gobernadora de Cojedes, donde tuvo una pésima gestión, para ser Ministro de Agricultura Urbana. Aristóbulo Istúriz, Ministro de Educación, Gobernador, Vicepresidente, es rebajado y pasa a Ministro de Comunas. En la calle le dicen pobre negro.

Pero el gran nombramiento fue designar a Tareck El Aissami, Gobernador de Aragua, ahora Vicepresidente de la República. De origen sirio, ha sido señalado por la DEA como presunto implicado en el narcotráfico. Estos nombramientos se hicieron en una penosa alocución donde Maduro silbó, hizo alarde de su energía poniendo a su compañera Cilia como testigo de su vitalidad e insultó a la oposición. Esa perorata sirvió al día siguiente, como ritornelo, para que el pueblo no pudiera escuchar por televisión el discurso del nuevo presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges, pues impuso una cadena nacional.

La MUD debió editar en un CD esa alocución y entregarla a través de sus dirigentes a todas las Embajadas, para que los gobiernos del mundo pudieran ver de cerca, por quién está mandada Venezuela. Un país con ciudades venidas a menos, hambre, vías de comunicación destrozadas, donde han vuelto los cortes de energía eléctrica y el racionamiento de agua, la agricultura arruinada y con una corrupción e inflación cuyas cifras claman al cielo.
Que le queda al pueblo en este 2017 para enfrentar la dictadura: ¿la calle, paro nacional, resistencia urbana, la clandestinidad? La oposición debe mantener la unidad, seguir exigiendo la libertad de los presos políticos, elecciones generales, respeto a la Constitución, discurso a la opinión pública internacional y a los militares. Hay que ser constantes, porque como dice Franklin: “La constancia obtiene las cosas más difíciles en poco tiempo”.

Comentarios

Comentarios