Presidente de Fundacebolla: Quiboreños no apoyan desmanes

Aún los productores de cebolla no conocen una información más completa sobre los planes del Gobierno nacional para la desafectación de 3.811 hectáreas del Valle de Quíbor, en el marco de una política antimonopolio y de cara al trabajo de los colectivos campesinos. No obstante, descartan el anuncio lanzado por Eladio Álvarez, funcionario de la Misión Agrovenezuela, por considerarlo un actor sin injerencia alguna en la situación del municipio Jiménez, ya que se trata de un dirigente de la parroquia iribarrense de Catedral.
Juan Carlos Gómez, presidente de Fundacebolla, ratificó el desacuerdo de su sector con las expropiaciones sin abrir una negociación con los productores del Valle, que permita iniciativas como el cambio de tierras por agua, en atención a que el acceso al vital líquido es la principal necesidad en la zona.
“Se ve a unas personas prácticamente ignorantes, que hablan a través de los medios de comunicación, porque producir en el Valle de Quíbor no es nada fácil cuando el problema no es la tierra sino el agua. Tenemos un Sistema Hidráulico que no viene y no sabemos cuando vendrá. Tengo 25 años escuchando el cuento de que estará listo para dentro de cinco a seis años y no llega”, dijo.
Asimismo, el dirigente gremial criticó el lanzamiento de anuncios de expropiación de tierras cuando no se tiene la estructura para la distribución del agua que alimentará las tierras con las cuales se quiere aumentar la producción alimentaria. Aseguró que esta posición no es exclusiva de los productores agrícolas del Valle, sino también de todo el pueblo quiboreño, porque en esta situación están en juego veinte mil empleos, tanto directos como indirectos. “La gente se ha dado cuenta que ninguno de los proyectos del Estado produce y ellos se van a quedar sin empleo. Nosotros producimos el 70% de la horticultura del país. Si no nos dan confianza ni seguridad jurídica, se afectará al país, a la gente que consume los productos”.
Estas consecuencias las tienen perfectamente claras los productores, quienes se mantienen en pie de lucha para no dejarse quitar nada a la fuerza no con atropellos, no obstante, el diálogo, el consenso y las mesas de trabajo son una vía valida para llevar los cambios al Valle. “Vamos a hacer todo lo que sea para producir más, pero no con terrorismo. Los tractorazos y los cebollazos no lo hicieron los productores sino la gente, quince mil personas caminando para decirle al Gobierno que no”.
Gómez aseguró que los productores tienen muy buenas relaciones con Luis Reyes Reyes, presidente de la Corporación Jacinto Lara, el gobernador Henri Falcón y el Ejecutivo nacional, por lo cual consideran que los cambios en el Valle serán ejecutados de una forma muy distinta “y no como se dice por ahí”.

Foto: Archivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios