Guaros, a alzar vuelo en el Domo

Tras una larga gira por el oriente del país, en la cual se jugó para 2-4 y se salvaron los muebles con una importante e inédita barrida en La Asunción, ante los Guaiqueríes de Margarita, los Guaros de Lara (7-13) regresan a su hogar, el Domo Bolivariano de Barquisimeto, sedientos de más triunfos y de iniciar el camino de vuelta a los puestos de playoffs en la Liga Profesional de Baloncesto, cuando reciban esta noche a las 7.00 a los Cocodrilos de Caracas (17-5).

Se espera una asistencia masiva al coso de la avenida Libertador, ya que se producirá la primera presentación en casa de los recién adquiridos Heissler Guillent y John Millsap, dos jugadores apreciados por la afición, en especial el primero, quien fue Novato del Año de la LPB con el uniforme rojinegro en 2008 y la figura criolla que recogió el testigo de Diego Guevara hasta su inesperado cambio a Bucaneros de La Guaira.

La gerencia deportiva del equipo parece apostar a la continuidad de Marcus Hubbard en el puesto de centro –Hubbard no vio acción en la serie ante Guaiqueríes por decisión técnica- y no se hizo con los servicios de algún jugador para el puesto 4 y 5. Cocodrilos pondrá toda la carne en el asador allí con el debutante Luis Bethelmy y el tridente de Néstor Colmenares, Windi Graterol y Kentrell Gransberry.

Smush Parker también descansó en La Asunción por sus molestias en la ingle y, sin embargo, el equipo logró ganar ambos encuentros basados en la producción ofensiva de tres aleros, aunque Hassan Adams hizo de escolta, su posición principal, mientras que John Millsap y Jermaine Walker fueron aspiradoras de rebotes y también produjeron ofensivamente al nivel que se les conoce.

Será decisión del coach boricua Edmundo “Mundi” Báez la combinación de foráneos a utilizar en un quinteto que se completaría con Heissler Guillent y Pablo Machado. Tampoco está fácil escoger a los complementos criollos ante la abundancia de escoltas y aleros en la rotación.

Reducir las pérdidas de pelota, no desperdiciar tiros libres, una buena selección de tiro que permita explotar las potencialidades de la plantilla y saber parar el juego en transición del rival, resultarán claves. También el rebote defensivo, ya que permite iniciar transiciones rápidas y evita segundas oportunidades contra un Cocodrilos profundo y que se conoce muy bien, a las órdenes de Néstor Salazar, quien los ha llevado a cinco finales en fila.

El equipo juega para 5-3 en casa, 2-10 en la carretera y 2-1 los domingos, aunque en casa tiene 2-0 en jornadas dominicales, un antecedente con el cual esperan vengar la barrida inaugural sufrida en Caracas el 4 y 5 de febrero contra los saurios, en cerrados duelos 88-86 y 79-67 cuando eran dirigidos por el también puertorriqueño Tony Ruiz.

Un par de victorias serían la manera idónea de asumir un largo descanso posterior, ya que tras estos encuentros contra Cocodrilos, Guaros no volverá a la cancha hasta el martes 27, ocho días después, cuando visitarán a los Gaiteros del Zulia en Maracaibo.

Foto: Luis Salazar/Archivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios