La memoria útil

Es lo que sucede con las “historias oficiales” que terminan siendo las “mentiras oficiales”, que proyectadas desde el poder terminan siendo legitimadoras de los secuestradores del poder. Esto configura a nivel simbólico el secuestro de la memoria, de la imaginación, del lenguaje y la palabra y es lo que viene sucediendo en Venezuela en una revisión historiográfica desde el poder arbitraria y abusiva, exaltando personajes y hechos y disminuyendo o desapareciendo a otros personajes y a otros hechos que consideran que no forman parte de la genética histórica de los actuales amos del poder. Un buen ejemplo de lo que llevamos dicho es el 4 de febrero de 1992, un incipiente mito a pesar de la cercanía y a pesar de que los hechos y testimonios desestiman o niegan la presunta epopeya y en este sentido son esclarecedores algunos testimonios y documentos. El primero el acta del tribunal con el expediente correspondiente sobre el 4 de febrero. Transcribimos textualmente: “Cnel. Yánes, comuníqueme con el Tcnel. Hugo Chávez. Cnel. Yánes .- Mi General, el Tcnel. Chávez dice que no tiene nada que hablar con Ud.- Cnel. Yánes, dígale al Tcnel. Chávez que tiene 5 minutos para rendirse, si no, los aviones que en este momento están volando sobre Caracas atacarán el Museo. -Mi General, es el Tcnel. Chávez, quiere hablar con Ud. .-Tcnel. Chávez: -Mi General, deseo hablar con Ud. porque eso no fue lo que hablé con mi General Ochoa. -Tcnel. Hugo Chávez, me importa un comino lo que Ud. haya hablado con Ochoa, o Ud. se rinde o el Museo será atacado (pausa de menos de un minuto). Tcnel. Hugo Chávez: -está bien mi general, me entrego.
Otro testimonio sobre nuestro héroe, de su compañero de aventura Jesús Urdaneta Hernández, hoy excompañero, “Nunca supimos que Chávez tuviese inclinaciones comunistas. No hablábamos de Fidel, o de Lennin, o de Marx; nuestras referencias eran Simón Bolívar, Andrés Bello, Simón Rodriguez” … y agrega en una entrevista de 2008 “Chávez es un tipo mentiroso, embaucador, que siempre cambia las cosas a su favor… es que uno creía que eran mentiras piadosas, sin importancia, pero él siempre fue así.”

http://angellombardi.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios