¿Cosechar sin Sembrar? – La hormiga y la cigarra

Como un ejercicio de “comunicación efectiva de educación ciudadana”, en este artículo adapto la fábula de La Fontaine a la situación de nuestro país, entendible hasta por los niños.
Conceptualización Venezolana

La hormiga es el obrero, el empleado, el buhonero, el desempleado, el empresario digno, sea oficialista u opositor.
La cigarra, -no existe “el cigarro” según el DRAE- lo constituyen los del gobierno: la cigarra mayor, las cigarras oficialistas y las cigarras pobres que ayer fueron hormigas abandonadas.

Hormigas y Cigarras a la venezolana
La cigarra se pasa el verano y el invierno de 14 años riendo, cantando, bailando, jugando y malversando el dinero de todas las hormigas venezolanas, a las que considera tontas.
La hormiga trabaja a brazo partido todo esos veranos e inviernos bajo un calor aplastante o unas lluvias torrenciales. Construye su casa, se aprovisiona de víveres y ahorros para vivir el momento y su juventud prolongada y, la pierde por causa de la naturaleza, el desempleo y la inflación.
Las cigarras imponen a las hormigas elevados impuestos y por si fuera poco, multas si usan mucha electricidad que la cigarra no se preocupó de desarrollar, además de un IVA a los alimentos, un impuesto al Paro Forzoso, otro a la Política Habitacional que nunca las hormigas supieron cómo se utilizaron, porque no dieron cuenta alguna sino “cuentos y mentiras”.

Con motivo de los deslaves, las cigarras de la AN le dieron mano libre a la cigarra mayor para que expropiara, para que obligara a las hormigas microempresarias que tenían un hotelito se convirtiera en un albergue social donde hormigas desamparadas esperan, todavía, a que alguien llegue a donarles el alimento y los recursos para sobrevivir dignamente.

La cigarra, ante el desastre que tiene encima y no previó, organiza la cadena de TV 2000 en vivo en la que se pregunta:¿por qué la hormiga tiene vivienda y comida, cuando hay otras, con menos suerte que ella, carecen de ambas? La cigarra mayor al gritarlo, se queja de las hormigas empresarias, insultándolas y achacando a ellas sus calamidades -por capitalistas-, a la vez que muestran extractos del video de la hormiga bien calientita en su casa y con la mesa llena de comida. En algunos países del mundo las arañas y los chupones se sorprenden de que en un país que tiene tanta plata no entiendan a la rica cigarra, la adulan y le sacan cuanto money pueden.

Las chicharras –antes hormigas olvidadas- se asocian contra la Pobreza, los Sin Tierra, Sin Techo, Sin Departamento, Pobladores, Comisión de Derechos Humanos de la revolución y se manifiestan ante casas, campos u empresas de las hormigas, las invaden y/o las expropian.
Algunas cigarras periodistas -bien pagados- organizan una serie de artículos en los que cuestionan cómo la hormiga es capitalista a costillas de otras… e instan al público a opinar en sus encuestas telefónicas y on line, a través de una mañosa pregunta, donde tienen qué escoger si son partidarios de la igualdad o de la discriminación, como las “egoístas e insensibles hormigas”.

Respondiendo a esas mañosas encuestas de opinión, la AN cede sus obligaciones legales al cigarra mayor que produce una Ley del Trabajo sobre la igualdad económica e insinúa, 15 días antes de su publicación, que las cigarras del gobierno administrarán los ahorros y prestaciones sociales de las hormigas, cuando han demostrado que no pagan a tiempo a sus hormigas:obreros y empleados públicos sus prestaciones, como sí lo hacen las hormigas empresarias a las suyas.

Las hormigas y las chicharras engañadas y decepcionadas de uno y otro bando comienzan a organizarse y señalan no aceptar imposiciones. Por fin…tienen valentía, y reciben al caminante.

A las cigarras del gobierno se le reprocha no poner los medios necesarios, su ineptitud, sus despilfarros, sus regalos a chulas congéneres de otros lares. Entretanto, la cigarra mayor se enferma de una sobredosis de mando. Algunos medios de comunicación comentan el fracaso de las cigarras del gobierno para corregir las desigualdades sociales, la inseguridad, la injusticia y el alto costo de la vida, avalado por un cigarrón que huyó.

Comentarios
Cualquier semejanza con la realidad en nuestro país, desde luego, es la pura y santa verdad.
Lo malo de esta fábula a la venezolana es que muchos ni siquiera la leerán… Especialmente los polítiqueros y los aprovechadores… Y otros, ni siquiera reflexionarán…

TODAS: hormigas y cigarras pobres deben saber la “respuesta” que dio Jorge Giordani a Guaicaipuro Lameda, presidente de PDVSA en 2002, que resume los objetivos de las cigarras que mandan: “Para sostener la revolución, a los pobres hay que mantenerlos pobres por mucho tiempo, porque ese es el piso político de la revolución. Si nosotros acabamos con la pobreza y los pobres pasan a ser clase media, toda esa gente será el enemigo a combatir y serán la mayoría, por eso los necesitamos pobres durante mucho tiempo, mientras se hace la transformación ideológica del país de capitalista a socialista y para poder hacer eso hay que estar en el poder”, respondió Giordani. Cuando Lameda le preguntó en cuánto tiempo estimaban que ocurriría tal transformación, Giodarni, uno de los cerebros planificadores del proceso cigarral, respondió: “30 años”. Las hormigas familia de los: asesinados,expulsados PDVSA, secuestrados, sin empleo expropiados, políticos presos … les dicen: “Cigarras: el 7-O se les acabó el verano de 14 años”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios