Pavia Abajo lleva una semana sin agua

En hora de la mañana de ayer tuvo lugar una protesta en la vía Pavia-Bobare, debido a una prolongada falta de suministro de agua por la ausencia de varios días de los camiones cisternas que suelen servir a la comunidad de Pavia Abajo.

Con cauchos en medio de la calle, habitantes del mencionado sector se apostaron en la vía desde las 8:30 de la mañana, interrumpiendo el tránsito automotor y mostrando pancartas para exigir la presencia de los carro tanques con el vital líquido, lo cual obligó a muchos transportistas que cubren esa ruta a dejar a sus pasajeros metros antes del sitio de la protesta, desde donde debían caminar hasta el otro lado, para tomar otro medio de traslado hasta Bobare.

En este sentido una de las manifestantes, Joaris de Durán, coordinadora del suministro de agua de la comunidad de Pavia Abajo, declaró: “Esta toma de la vía la hemos hecho porque la comunidad ya va para más de ocho días sin recibir el suministro de agua a través de los cisternas, debido a que la deuda que tiene la Gobernación del estado Lara con los camiones ya se ha prolongado por al menos once semanas. Esta es la única manera que hemos conseguido para hacer presión, a fin de que el gobernador Henri Falcón se ponga al día con los conductores de los cisternas. Como gobernante, él debe ver que en esta situación los niños de la comunidad son los más afectados”.

Cerca de las 11:00 de la mañana ya estaban presentes en el lugar varias unidades de la Policía Nacional Bolivariana y algunos efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana, quienes destacó la vocera de la comunidad, se habían mostrado colaboradores con la manifestación y prestos para controlar cualquier contratiempo.

“Aquí no se ha presentado ningún representante de Hidrolara, por lo que le hacemos un llamado a su directiva para que nos den una respuesta. Aquí hay representantes de dos consejos comunales y residentes de Pavia Abajo I”, reiteró.

A su vez la señora Carmen Torín, habitante del sector La Guacalera que forma parte de la comunidad afectada, quien observaba el desarrollo de la protesta desde la cima del terraplén en el sentido Bobare-Barquisimeto, expresó: “No tenemos una gota de agua, y la necesitamos. Llevamos varios meses sin que los camiones cisternas se aparezcan por acá. Sólo vienen los que cobran por llenar una pipa de agua entre 20 y 30 bolívares. Son muchos los sectores que no tienen agua en esta comunidad”.

La manifestación continuó, a medida que llegaban mas funcionarios de la Policía Nacional y los protestantes expresaban a viva voz sus exigencias, mientras los transeúntes trataban de llegar a sus correspondientes destinos a pie o de cualquier otro modo posible.

Igualmente se formaron largas colas de vehículos en ambos sentidos de la vía, dejando a muchos varados durante horas. Sin embargo, los que podían hacerlo, se devolvían tan pronto como notaban la protesta que allí ocurría. Cabe destacar que la actitud de los manifestantes siempre se mostraron pacíficos e incluso permitieron el paso de una ambulancia que venía de Barquisimeto por la barrera de cauchos con la que habían obstruido la vía.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios