Luis Sojo en el Olimpo (FOTOS)

Luis Sojo, figura emblemática de los Cardenales de Lara por 21 temporadas, fue exaltado al Salón de la Fama de la pelota venezolana, junto a Dalmiro Finol, en acto efectuado en el Museo de Béisbol, ubicado en Valencia, Carabobo.

En presencia de toda su familia y de su gran compañero de lucha, Robert Pérez, fue inmortalizado uno de los mejores hiteadores del circuito nacional. Con lágrimas en los ojos y un nudo en la garganta, el petareño recibió la distinción en el templo de los inmortales de la pelota venezolana.

Sojo, ganador de cinco coronas de bateo y cuatro títulos con los crepusculares, manifestó su emoción y nerviosismo al dar sus primeras palabras. “Primero que nada agradezco a todos por venir, estoy muy complacido por este honor que me hacen, llegar a este templo de grandes jugadores no es algo que ocurre todos los días. Quién iba a pensar que ese muchacho de Petare iba a llegar tan lejos en el béisbol profesional. Me siento muy orgulloso y no tengo palabras para describir este momento”.

El segunda base no dejó de dar muestras de agradecimientos hacia Domingo Carrasquel. “Domingo Carrasquel fue la persona que confió en mí cuando era gerente deportivo de Cardenales, no me cansaré de alabar lo que hizo por mí, siempre estaré eternamente agradecido con él”.

El expelotero, número ocho en su uniforme, recordó al piloto dominicano Oswaldo Virgil, que le dio chance de jugar en 1986. “Virgil me dio esa gran oportunidad y pude responderle, recuerdo haber terminado en los jardines, a pesar de no jugar en esa posición”.

Otra de las personas presentes en la actividad fue Omar Malavé, compañero de Sojo como jugador, mánager y ahora como coach del Navegantes del Magallanes. “Omar es una persona muy importante en mi carrera, recuerdo en 1996 cuando dirigía Cardenales que me dijo maneja este equipo a tu antojo, como líder del grupo, eso nunca lo voy a olvidar. Ahora es mi mano derecha con el Navegantes del Magallanes”.

Momento cumbre

Luis Sojo en su intervención le dio las gracias a Robert Pérez por su ayuda durante su amplia trayectoria en el béisbol organizado. “Cuando tenía 28 años pasé un momento amargo con los Azulejos de Toronto al ser colocado en waivers y luego bajado a triple A.

Quería retirarme del béisbol y Robert Pérez estaba conmigo porque él se encontraba también en ese equipo y me dijo unas palabras que me animaron a seguir en la lucha, a la siguiente temporada en Venezuela tuve mi mejor actuación y gané el más valioso. Robert es un enfermo para entrenar, por eso es que se mantiene en acción pero él me motivó a seguir adelante con mi carrera”, explicó Sojo. “Con el perdón de todos los exaltados pero el mejor jugador del béisbol venezolano es Robert Pérez”.

Cardenales por siempre

Al momento de ser develado el óleo y la escultura hecha para todos los jugadores que son elevados al salón de los inmortales, Sojo saludó la presencia de Carlos Miguel Oropeza, gerente general de los alados, y aprovechó para honrar a su franquicia por 21 zafras como lo fue Cardenales de Lara.

“Cardenales siempre lo voy a tener en mi corazón, esa organización confió en mí y le debo mucho a toda la fanaticada. Fueron grandes momentos vividos a lo largo del tiempo donde tuve grandes logros que nunca podré olvidar. Ahora estoy con el Navegantes del Magallanes, club que me ha dado el apoyo para seguir como mánager”.

Para finalizar el expelotero dio unas palabras muy sentidas a su familia, presente en el acto. “El béisbol me ha dado todo, pero mi familia me ha apoyado siempre en mi carrera. Mis hermanas, hijos y esposa han sido importantes en todos estos años, sin ellos nada hubiese logrado. Los amo a todos”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios