Cabrera pasará por el quirófano

Miguel Cabrera reconoció haber jugado disminuido por las lesiones al final de la temporada y deberá operarse para llegar totalmente recuperado para el inicio de los entrenamientos primaverales de la campaña 2014.

El antesalista de los Tigres de Detroit, quien recibió el fin de semana anterior el premio Hank Aaron, planea someterse a una cirugía por la dolencia en la ingle que le disminuyó durante los últimos dos meses de la campaña regular y en la postemporada, en la que Detroit sucumbió en seis juegos frente a los Medias Rojas de Boston en la serie de campeonato de la Liga Americana.

“Todo el trabajo que hicimos se nos quedó corto. Todavía estoy muy triste por la derrota”, dijo el maracayero tras recibir el citado galardón por segundo año consecutivo, según publica la agencia AP.

Cabrera dijo que desconoce los detalles de la operación: “No sé nada, que hagan lo que tengan que hacer con tal que puedan reparar eso bien y estar al cien por ciento el año próximo”, dijo.
Cabrera siempre evitó hablar sobre sus problemas físicos para no proyectar debilidad ante los oponentes en la postemporada. Sin embargo, era evidente que no estaba a plenitud de condiciones.

“La lesión afectó mucho mi rendimiento físico y defensivo, ya no me podía mover bien en la tercera”, dijo el antesalista criollo, quien además explicó que la decisión de mantenerse en el terreno de juego a pesar de las dolencias fue suya.

“A veces hay que jugar con ese tipo de cosas. Fue una decisión que tomé personalmente, hay que aprovechar la oportunidad de estar en los playoffs porque no sabes cuándo vas a volver”.
El venezolano revalidó su corona de bateo con promedio de .348, además de disparar 44 jonrones y remolcar 137 carreras. Sin embargo, tuvo un promedio de .262 con dos vuelacercas en 11 juegos de la postemporada.

El lunes, el gerente general de los Tigres, Dave Dombrowski, informó que el doctor William Meyers examinó a Cabrera en Filadelfia antes de la postemporada.
Según el directivo, Cabrera sólo accedió a consultar a Meyers cuando el club le prometió que no lo excluiría de los juegos de los playoffs.

Dombrowski añadió que un par de semanas de descanso no hubieran bastado para que Cabrera sanara, por lo que la decisión fue mantenerlo con el equipo.
“Uno quiere estar sano para este momento de la temporada”, aseguró el venezolano, quien también se refirió a la decisión de Jim Leyland de renunciar como mánager tras la eliminación.

“Fue un balde de agua fría, nos sorprendió a todos”, dijo sobre la decisión del estratega.
Cabrera recientemente ganó de forma unánime el premio Luis Aparicio que se otorga al jugador venezolano con mejor actuación en la temporada regular de las Grandes Ligas. El aragüeño también es el principal candidato para quedarse con el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios