Hallan osamenta de joven desaparecido

[email protected]

Acabó la búsqueda. Familiares de Teodoro Antonio Rojas Valdallo, de 23 años, estaban desesperados pero con las esperanzas de encontrarlo con vida desde el pasado 8 de mayo cuando desapareció, hasta el sábado en la tarde, al dar con la osamenta que quedó del cadáver, la cual estaba en medio de una especie quebrada en el kilómetro 12 del sector La Cañada de Pavia, a unos cinco metros de profundidad.

Según Rosa Rojas, una de las hermanas de la víctima, su padre recibió una llamada y les informaron que el cuerpo sin vida estaba cerca de la antena del sector antes descrito. “Nos vimos y caminamos todo esto el sábado desde las 3: 00 p.m., hasta las 7:00 p.m., cuando nos asomamos, vimos algo extraños, pensamos que eran los huesos de un animal pero uno de nosotros bajó y se percató de que era él por las chancletas que usaba el día en que se perdió”.

El domingo a primera hora dieron parte a las autoridades y los funcionarios de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Lara fueron hasta el lugar junto al Cuerpo de Bomberos de Iribarren, quienes prestaron su colaboración para bajar hasta el lugar y sacar la osamenta. En los alrededores se observó una concha de proyectil.

Culpan a la exsuegra

La hermana del fallecido narró que el día 8 de mayo el joven recibió la visita de su novia en su casa, en el sector La Orquídea de Pavia, “ella se fue como a las 3:00 p.m., él la acompañó hasta la parada, regresó a la vivienda y una hora después salió nuevamente al estadio de la zona. Algunas personas dicen que vieron cuando lo montaron en un carro y se lo llevaron”.

Comentó que desde ese momento iniciaron la búsqueda, días después, la madre de la anterior nueva del joven, se comunicó con los familiares y les dijo que lo había denunciado, “según porque su hija estaba embarazada y él la abandonó pero ella nunca estuvo en gestación, la hemos visto y ni siquiera tiene barriga, por eso creemos que fue esa señora la que le mandó a hacer eso, ya que él no se metía con nadie ni tenía problemas”, aseveró la dama.

Desde el 14 de febrero de este año, Rojas Valdallo había acabado con la relación que mantenía con la muchacha pero ella y su familia como que nunca lo aceptó.

“Durante este tiempo, también fue un hombre tapado con una sabana y nos dejó un papel que decía ‘señor no busque más a su hijo que está por el cerro Muñeco’. Dimos la vuelta a ese lugar e incluso a las adyacencias y nada. Recorrimos toda Pavia, fuimos a los distintos organismos de seguridad y nunca supimos del paradero de él”.

Es la segunda vez

Los Rojas Valdallo, eran cinco hermanos, Teodoro Antonio, era el cuarto pero hace unos meses, ya le habían matado a otro integrante de la familia, quien respondía en vida al nombre de Simón Alberto, contaba con 18 años de edad, al momento que lo ultimaron a golpes.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios