Fletes y bolsas afectan a vendedores

Rosmir Sivira | Archivo |
Mercado Terepaima.Foto: Edickson Durán.Fecha: 13/08/2012.

El constante aumento en los precios de los productos y las permanentes fiscalizaciones a establecimientos y mercados públicos, no son los únicos problemas a enfrentar por los comerciantes. En el caso de los vendedores, formales e informales de frutas, verduras y hortalizas, el valor de los fletes hasta sus puntos de trabajo y el incremento del precio de las bolsas, los deja, en algunos casos, con ganancias menores al 30%, dependiendo del tipo de rubro.

Tal y como le ocurre a Joel Sequera, vendedor del mercado municipal Terepaima, quien relató que a semanas de diciembre las ventas disminuyen y el precio de los productos aumenta.

“Todo está costoso. Un saco de yuca vale 8.000 bolívares y un saco de jojotos 3.000 bolívares”.

Para “ganarle algo”, Sequera debe vender el kilogramo de maíz en Bs. 250, lo cual resulta dispendioso para algunos compradores.

Pero el costo que debe asumir no es sólo el valor por saco. A ello se debe sumar el pago del “flete” o traslado desde el Mercado Mayoristas de Alimentos de Barquisimeto (Mercabar) hasta su establecimiento, el cual oscila entre los Bs. 1.500 y Bs. 3.000. Quisiera comprarle directamente al productor, pero el contacto y los envíos le resultan complejos.

Un paquete de bolsas para el despacho de los productos tiene un valor de Bs. 500 y anteriormente pagaba por este menos de la mitad.

“Sin bolsas no puedo vender las verduras y todo eso suma y suma a mis gastos. Lo lamentable es que las personas a veces no comprenden que no es culpa nuestra que todo aumente tanto y si yo no aumento de qué vivo”, comentó.

Al consultarle si realmente goza del 30% estipulado como margen de ganancia por la Ley de Precios, señaló que no es todos los casos es así. En ocasiones mantiene por un tiempo los precios, aunque los costos aumenten, para “enganchar” a los clientes, a fin de que estos se acerquen hasta su local y adquieran otras verduras que le permiten obtener mayor ganancia.

“Tengo quince año en este oficio. Pero anteriormente esto no era así. Ahora uno trabaja para sobrevivir”, agregó.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios