Inconclusos trabajos en prolongación San Vicente

Hugo J. Boscán/Foto: Karen Paradas |

Quienes a diario, o frecuentemente, deben desplazarse por la prolongación San Vicente, al lado  norte de la pista del aeropuerto local, sin aviso alguno, se encuentra con un amplio tramo sin la correspondiente capa asfáltica, evidentemente por la actitud irresponsable de una empresa contratada para recuperala.

“Esa gente llegó ahí, raspó la avenida, se fue dejando el enorme hueco y dijo que después volvían, pero ha pasado un mes y nadie aparece, causando problemas a los conductores”, dijo uno de los vecinos del sector.

Explicó que, sobre todo en horas de la noche, los choques son frecuentes porque como no hay señalamiento alguno, los choferes frenan de pronto al encontrarse con la vía sin asfalto y los chocan por detrás.

Según afirmó, han llamado varias veces a EMICA para que ordenen a los responsables de esa irregularidad regresar y terminar el trabajo por el cual, al parecer, ya  cobraron, y de esa manera evitar ocurra una tragedia, pero no responden.

“Hasta ahora sólo ha habido choques con daños materiales, algunos muy serios, y lesionados leves, pero puede ocurrir algo peor y es mejor evitarlo”, agregó.

También dijo el vecino de la avenida que permanentemente escuchan los frenazos de los carros cuando son sorprendidos por la hondonada, y muchas veces los ruidos de los choques, no sólo de noche sino también durante el día.

Los vecinos están organizando una visita a la sede de EMICA para entrevistarse con el ingeniero José Vásquez y pedirle averigüe lo que pasó con los encargados de acondicionar la avenida, que no estaba en muy malas condiciones, pero ahora si lo está.

Pero no sólo se olvidaron de recuperar la prolongación de la avenida San Vicente sino que lo mismo hicieron con la calle 61, que la “rasparon” en varios metros y no le repusieron la capa asfáltica.

“Empresas como esa que destrozó esto no deben ser contratadas porque no tienen responsabilidad”, dijo por su parte Dilcia Mosquera, otra vecina.

Llamó la atención sobre la importancia de esa arteria vial por la que, de día y de noche, se desplazan miles de vehículos procedentes o hacia La Ribereña, cuyos conductores no deben pagar las consecuencias de quienes no cumplen con sus compromisos.

Esperan que antes de que concluya el año, tanto la avenida como la calle 61 vuelvan a estar transitables, como antes de ser intervenido por esa contratista destructora.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios