Un texto en homenaje al coraje de la mujer

Ángela Ameruoso |

Palabra de Mujer, es la última novela del escritor, periodista y profesor de la Universidad Central de Venezuela, Juan Páez Ávila.

Páez Ávila en sus páginas elabora un homenaje al coraje de la mujer, a su capacidad de decisión, a su valentía, y en particular, a la voluntad de defender la utopía, el sueño…

Esta novela de ficción, como toda obra de este género literario, se nutre de personajes reales, que viven la cotidianidad política, social, ideológica en una Venezuela del siglo XXI, inmersa en una situación política compleja, violenta, con objetivos sociales no alcanzados.

Las contradicciones de Isa Montes con Levi Rondón, le da vida a la trama de Palabra de Mujer. Montes no cree en acuerdos pacíficos, democráticos, racionales, en el diálogo, en la comunicación, en la tolerancia. Sú metodo para alcanzar un objetivo es violento, rápido, tiene poca paciencia para escuchar, y sus objetivos están por encima de todo.

En este párrafo de Palabra de Mujer está explícito su personalidad: “Nuestra coincidencia es total. Pero hay algo tanto o más importante que esa pretensión del Coronel Adriano, que implica una decisión mía y otra consulta a ti. Yo no soy su subalterna, trataré de no chocar con él, pero aquellas decisiones suyas que yo no comparta, no las cumpliré. Yo no obedezco órdenes que estén en contra de mi conciencia, ni siquiera las emanadas de mi Comandante en Jefe. Esa es mi resolusión inmodificable cualesquiera sean las consecuencias. Y la consulta a ti conlleva una decisión muy importante: ¿Me acompañarás hasta el final”. El desafío en ella es constante.

Mientras, Levi Rondón es su contraparte. Un soñador con un mundo sin injusiticias, fraterno, sin odios, en el que se pudiera alcanzar la falicidad del ser humano, sin distingos de clases sociales y económicas, dedicado en lo fundamental a pensar y crear nuevas ideas. Y como la mayoría de los jóvenes pensantes y creadores de nuestro tiempo de incertidumbres y colapsos humanos, se propuso pasar de la teoría a la acción. Cuando creyó que la guerra podría conducir a la paz, a la regeneración de una sociedad agobiada por guerrillas como la forma de lucha apropiada para salvar al hombre de Carahona y del mundo. Convencido en la práctica de que la teoría que había concedido como la guía absoluta para la liberación de Carahona, estaba equivocada, llamó a la rectificación y a generar una ofensiva contra la muerte. Después de desafiar y superar muchos obstáculos no alcanzó ver el final feliz de sus objetivos.

Tanto Isa Montes como Levi Rondón, mueren sin haber visto sus objetivos alcanzados y sin constatar si sus métodos para alcalzar la utopía eran los correctos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios