Abuelas fueron secuestradas por tres delincuentes

Karina Peraza Rodríguez | Fotos: Iván Piña |

Gladys Guadalupe Sira Suárez (75), es la cuarta de cinco hermanos. Vive sola en una casa grande de rejas negras, “Palcrisnos”, en la carrera 3 con calle 8 de Bobare Centro. Como la anciana quedaba sola sus hermanas acostumbraban a visitarla en la mañana y Dilcia Pastora Sira Suárez (61) pasó a las 6:00 de la mañana de ayer, pero lo que se consiguió fue a tres delincuentes dentro de la casa.

A las abuelas las amarraron las manos con unas ligas y las amordazaron con pañuelos. Las tenían en la sala custodiadas por uno de los delincuentes, mientras el resto revisaba las habitaciones y se apoderaba de lo que encontraran.

Un morral llenaron con relojes, un peso, una licuadora y otras cosas.

A eso de las 7:30 de la mañana durante la incursión delictiva llegó la mayor de las hermanas y observó la puerta abierta; no se atrevió a entrar, se devolvió y avisó a su hijo que algo raro estaba pasando en la casa de Gladys Guadalupe. De inmediato comenzó a participar a los familiares y conocidos y todos se alertaron en el pueblo.

Los tres hampones salieron y fueron perseguidos por una multitud que se apersonó. Uno fue agarrado en una calle y los otros dos hacia un callejón.

Los golpes iban y venían, tenían la intención de linchar a los delincuentes, pero una comisión de la Policía del estado Lara intervino y se los llevó al puesto policial.

Para el ambulatorio

Las abuelas fueron trasladadas al ambulatorio de Bobare, pero no había médico de guardia. Los vecinos buscaron al doctor Héctor Reyes, quien es médico de planta del centro asistencial.

Con su estetoscopio en el cuello y tensiómetro en mano fue llevado hasta el ambulatorio. Explicó el doctor Reyes que ambas presentaron un estado de agitación, estrés postraumático, con la tensión bastante elevada. Por eso ordenaron que no recibieran visita, para que no se volvieran alterar, pues eso pasaba cada vez que relataban lo sucedido.

Dilcia Pastora es hipertensa y diabética y tuvo una pérdida momentánea de memoria, explicó el galeno.

En el centro asistencial no existe ningún tipo de insumos. Reyes comentó que ellos costean lo que se necesite.

Luego de un largo rato de permanecer en el ambulatorio, a las 10 de la mañana de ayer fueron dadas de alta.

Detenidos

Las afueras del puesto policial de Bobare estaba lleno de residentes del pueblo, quienes querían linchar a los sujetos.

Según los policías los detenidos fueron identificados como: Cruz Mario González Vargas (32) apodado “Guaremaco”, quien portaba además una cédula de identidad falsa; William José Suárez Suárez (24) “El Chueco”; y un tercero sin documentación alguna, apodado “El Teja”.

A ellos se les incautó lo robado, además de dos navajas y un arma de fuego tipo facsímil.

Sin embargo la comunidad denuncia abiertamente a los policías. Dicen que a ellos les gusta “cuadrar” y que los sujetos tenían una pistola de verdad. Es más, aseguran que en el momento de la detención los delincuentes dispararon.

Lisbeida Escobar, miembro del Consejo Comunal de Las Delicias, comenta que desde hace dos meses estos sujetos se han dedicado a robar a toda la población y en solo una semana se han registrado dos secuestros dentro de las viviendas. Además asegura que se hacían pasar por vendedores de aliños en las tardes y así observaban los movimientos en las viviendas. Es por ello que decidieron tomar la justicia por sus manos, porque las veces que llaman a la policía los mismo se hacen de la vista gorda.

Por su parte Sorelis Rodríguez, miembro de UBCH, pide la presencia de la Guardia Nacional, Manifiesta que Polilara no cuenta con unidades para el patrullaje de la población.

Estos hampones, indica, operan de 2:00 a 3:00 de la madrugada, pero la incursión del día de ayer fue en la mañana. Esperan que está vez los sujetos queden detenidos porque siempre atrapan a los malandros y “al siguiente día están sueltos”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios