“El Hombre del Rifle” actúa a plena luz del día

-

- Publicidad -

Nelson  Eduardo Brizuela Urdaneta, de 49 años de edad, fue en compañía de su esposa a una panadería ubicada por la calle 10 entre carreras 19 y 20, al este de la ciudad. Cuando regresaban la mujer se percata que su marido no se sube al vehículo y tampoco lo veía, al asomarse del lado del conductor lo vio desplomado en el piso.

La desesperación invadió a la mujer quien con ayuda de terceras personas auxiliaron al comerciante y lo trasladaron hasta una clínica privada al este de la ciudad.

- Publicidad -

Tras haber pasado unos minutos la víctima falleció a causa de un disparo en la cabeza.

Su hermano, Carlos Brizuela, asegura que su esposa no sabe de donde salió el proyectil que lo mató, nunca pudo ver, pues todo fue en instantes. Brizuela Urdaneta estaba residenciado en la urbanización Chucho Briceño, de Cabudare, municipio Palavecino y se ganaba la vida como vendedor de repuestos de carro.

El hecho sangriento fue cometido la tarde del martes 9 de agosto.

Los funcionarios del Eje Contra Homicidios comenzaron hacer las pesquisas del hecho y mayúscula fue su sorpresa cuando determinaron en la autopsia que Brizuela Urdaneta había sido asesinado con un disparo proveniente de un rifle calibre 22.

Tras indagar de una manera minuciosa en el sitio del hecho, constataron que se trata de una víctima más del “El Hombre del Rifle”.

En el lugar también vieron merodeando el vehículo gris, aparentemente un Toyota Corolla.

Sabuesos involucrados a la investigación confiesan que tienen más detalles al respecto, aparentemente se trata de dos sujetos que se movilizan en el vehículo. Uno conduce y el otro dispara. Según han escuchado de los testigos, el victimario baja la ventanilla trasera y desde allí hala del gatillo. Existe otra versión en la que indican que el sujeto se estaciona y se baja del vehículo.

Lo cierto es que los investigadores presumen que el rifle tiene mira telescópica. Comentan que probablemente se estacionan entre una cuadra a cuadra y media de distancia para cometer los crímenes, los cuales suelen perpetrarse a plena luz del día.

Larenses en alerta

Los investigadores al saber que la muerte de Brizuela Urdaneta fue ocasionada por un proyectil calibre 22, se lo informaron a sus seres queridos, a quienes le indicaron que otras personas habían muerto de forma similar.

Dicha información se coló en el velorio del comerciante, entre los familiares y conocidos. Desde la noche del jueves y la mañana del viernes las redes sociales comenzaron a mencionar sobre la existencia de “El Hombre del Rifle”. Interminables cadenas se enviaban y recibían vía telefónica. Gran parte de la colectividad larense se alarmó frente al tema.

Los sabuesos indicaron que Brizuela Urdaneta ha sido su más reciente víctima y no atacaba desde el mes de junio, específicamente el 24 de julio, cuando a la 1:15 de la tarde acabó con la vida de Oscar José Carreño Rivero (20), quien era charlero y fue asesinado en la avenida Vargas entre carrera 25 y avenida Venezuela.

El vehículo siguió su rumbo y cinco minutos después disparó a otro hombre: Adolfo Rafael Méndez Piñero (25), quien era técnico de celular y fue baleado en la cabeza, quien sobrevivió al ataque realizado por “El Hombre del Rifle” en La Plaza Los Ilustres.

Aparentemente la sed de disparar de este criminal ese día estaba desatada porque a las 3:15 de la tarde de ese mismo día regresó hasta la avenida Vargas, específicamente frente al centro comercial Arca y ultimó al taxista Mike Nelson Suárez González (55).

Estos dos homicidios fueron conectados en la investigación con el crimen del comerciante ocurrido el pasado martes.

Investigan otros tres

“El Hombre del Rifle” no es nuevo. Comenzó con su cacería en el 2015, sale esporádicamente y no tiene un patrón específico. Sus víctimas han sido hombres y los crímenes hasta ahora al parecer han sido con personas elegidas al azar.

Durante el año pasado se registraron dos hechos uno en la plaza La Mora. La víctima fue un indigente. Otro sucedió en la avenida Los Abogados, cuando un señor iba llegando a su residencia.

Ambos presentaron heridas ocasionadas por el paso de un proyectil de rifle calibre 22.

En uno de estos casos un testigo dijo que dispararon desde un vehículo blanco. Existe una tercera víctima del 2016, ultimada entre el centro comercial Arca y Nuevo Siglo.

Estos casos no han podido ser vinculados del todo con los otros tres pues lo único que concuerda es el tipo de proyectil. Según los testigos el vehículo utilizado es otro, aunque las pesquisas dan a entender que todos los hechos pudiesen haber sido cometidos por un mismo hombre.

Cabe destacar que otra particularidad que tiene este criminal es que los hechos han ocurrido hacia la zona centro – este de Barquisimeto.

Los funcionarios del Eje Contra Homicidios están enfocados en el caso, el cual se convirtió desde la noche del jueves en conmoción pública.

Los funcionarios del Eje de Homicidios hacen un llamado a la colectividad a mantener la calma, porque ellos trabajan para darle una respuesta positiva a la población larense. A la vez invitan a todas aquellas personas que pudiesen tener algún tipo de información de “El Hombre del Rifle” para que acudan a la sede del Cicpc, ubicada en la avenida 20 con carrera 34. La información será manejada de forma anónima.

El “Vengador” criminal múltiple

Sería el segundo criminal con múltiples víctimas que se presenta en la entidad, el primero fue el famoso “Vengador”, quien en su haber tenía siete víctimas.

Todos los hechos perpetrados por este hombre fueron cometidos entre los años 2013 y 2014 hacia la zona oeste de Barquisimeto.

Ernesto José Mata Rivas, de 43 años de edad, era la identidad del “Vengador”, como fue bautizado.

Este sujeto fue detenido el 29 de agosto del 2014 en la avenida Pedro León Torres con la calle 49. Estaba vestido de negro como solía salir a la calle para “matar” y se desplazaba en una motocicleta negra.

Los funcionarios indicaron que estaba siendo investigado por el asesinato de Jhon José Durán, el 17 de marzo del 2013. En ese hecho registrado en la avenida San Vicente con calle 52, resultó herida otra persona. Un día después, supuestamente, asesinó a Ángel Alfonso Suárez, quien fue herido por arma de fuego en la carrera 32 entre calles 44 y 45. De igual forma, se indicó que el 14 de febrero del 2014, en la carrera 14 con calle 56, fue ultimado César Enrique Silva.

El 16 de marzo, con casi un mes de diferencia, el supuesto asesino salió a la calle y en la carrera 30 con calle 47, encontró a un grupo de cuatro personas, les disparó y mató a Jean Franco Brito Lucena e hirió a los otros tres jóvenes, entre ellos a un menor de 11 años.

El 7 de julio de ese 2014, otro hecho violento llevado a cabo en la carrera 13A con calle 48, derivó en el asesinato de Argenis José Muchacho Escalona, y dos personas más resultaron heridas a causa de las balas disparadas desde su arma.

El último de los hechos sangrientos se registró en la calle 40 con carrera 15 y 16, cuando “El Vengador” asesinó a Eduar Alberto Hernán Graterol e hirió a César Enrique Martínez Soto, quien 15 días después moriría tras no resistir las operaciones a las que fue sometido en el intento de salvarle la vida.

Cabe destacar que este asesino formó parte de la extinta Policía Metropolitana de la ciudad de Caracas y, según las primeras investigaciones, pertenecía a Los Pantaneros, grupo dentro  de este cuerpo policial que empleaba redadas para capturar o asesinar a supuestos antisociales, por lo que ya tenía conocimiento de armas.

El motivo que lo llevó a matar en Lara nadie lo conoce, pero disparaba en contra de grupos de personas y los ataques eran en horas de la noche.

 

 

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

Alertan en que instituciones educativas no deberían pagar tributo de 9% a pensionados #18Jun

El profesor universitario y vicerrector administrativo de la Universidad Católica Andrés Bello, Gustavo García, y Nancy Hernández, miembro del consejo directivo de Fenasopadres (Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes), alzaron sus voces para rechazar la obligación de las instituciones educativas de pagar el 9% de aporte a pensionados. Argumentan que, al ser asociaciones sin fines de lucro, no deberían estar sujetas a este impuesto.
- Publicidad -

Debes leer

- Publicidad -
- Publicidad -