Américo Martín: “El régimen es una madeja de nervios”

Pacífico Sánchez /Foto: Archivo |
AMERICO MARTIN DIRIGENTE POLITICO 10/01/2016 PAG A 3

Tal es la preocupación del Gobierno, ante la anunciada movilización del 1° de septiembre en Caracas, que está convertido en una madeja de nervios.

Así lo aprecia Américo Martín,  legendario guerrillero, abogado, escritor y analista político, al ser entrevistado por EL IMPULSO.

Está el régimen recurriendo a las cosas más absurdas para minimizar o impedir una manifestación que promete ser muy grande, según los estimados que han hecho ellos mismos para pensar en lo que están haciendo, dijo en referencia al Presidente de la República y el Partido Socialista Unido de Venezuela.

Los argumentos esgrimidos son totalmente incomprensibles, apuntó. Está hablando de un golpe de Estado, que estaría alentando por  los Estados Unidos.

Pero, aparte de eso la Mesa de la Unidad Democrática señalan que ha convocado la llamada Toma de Caracas con el fin de desestabilizar al régimen cuando esta es la manifestación que ha tenido los objetivos más claros, más nítidos y más racionales.

Yo, incluso en lo personal,  no he sido partidario de exagerar el mecanismo de las marchas porque la gente tiende a cansarse. Porque las marchas no tenían un objetivo concreto. Eran protestas, de las cuales no se pueden abusar porque a la larga ocasionan desánimo si no hay respuestas.

Pero, esta marcha es absolutamente racional y con un objetivo muy claro: presionar para que se aceleren las decisiones  del CNE en relación con el referéndum revocatorio al mandato presidencial de Nicolás Maduro. Cualquier cosa que perjudique ese objetivo es contraproducente.

Y la oposición no ha pretendido hacer violencia. Si lo hiciera se estará dando con las espuelas. Porque la oposición lo que necesita es mostrar una fuerza que, indudablemente, tiene.

El referéndum revocatorio tiene como finalidad cambiar el gobierno por vía democrática, pacífica y constitucional. Precisamente, el medio que ha buscado está consagrado en la Constitución como lo es revocar el mandato.  De modo, pues, que no puede conspirar contra ella misma la oposición.

Pero, el Gobierno se empeña en decir que todo esto es una conspiración, lo cual sería el sacrificio más absurdo por parte de una oposición que se sabe mayoría, que está demostrada no sólo por los resultados del 6 de diciembre, sino por toda la actitud del Gobierno de tratar de sabotear la movilización.

La tragedia que vive Venezuela ha sido bien entendida por la oposición, que tiene la lógica característica no golpista, no terrorista, no violenta, sino la de ir a una consulta popular.

Lo que ha hecho la oposición es lo más lógico, lo que tiene más sentido, exponer este problema en manos del pueblo, para que decida si permanece Maduro o no.

Si decide que  permanezca Maduro, entonces, no será revocado y continuará ejerciendo el cargo; pero, si por el contrario, decide que  no, entonces, tendrá que salir.

Al mismo tiempo ha estado dispuesta la oposición al diálogo, para evitar cualquier suspicacia o cualquier mal uso de la voluntad popular.

La oposición ha insistido mucho en que el revocatorio no niega el diálogo. Son mecanismos compatibles. Y no habrá vuelta a la tortilla: nada de perseguidos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios