Muere asesino de la colaboradora de Cecosesola en Ruiz Pineda

JMZ/Fotos: Ángel Zambrano |
SITIO DE ENFRETAMIENTO CON CICPC EN CERRITO BLANCO 20/09/2016 FOTO ANGEL ZAMBRANO

Lo tenían ubicado. La orden de aprehensión en contra de Deirin Antonio Loyo Medina, de 28 años de edad, estaba emitida desde hace unos días y solo faltaba buscarlo para ponerle las esposas.

Las autoridades señalaban a El Chómpira, como era apodado, como el responsable material de un asesinato cometido la tarde del pasado 9 de mayo, en el que fue ultimada una joven se encargaba de repartir números en la cola para la compra de alimentos en la Cecosesola de Ruíz Pineda, identificada como Yoseli Glorimar Pérez Morillo, de 26 años de edad.

La madrugada de este martes, específicamente a las 5:30 a.m., una comisión de funcionarios de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), se dirigió hasta su residencia, la casa 163 de la calle 14, con callejón 1 de Cerritos Blancos, al oeste de Barquisimeto, para realizar la captura.

Sin embargo, los efectivos fueron recibidos por la lluvia de balas procedentes del revólver marca Smith & Wesson, calibre 38, que detonó El Chómpira al darse cuenta que iban por él. Inmediatamente se generó un enfrentamiento en el que resultó herido en el pecho Loyo Medina, quien minutos después perdió la vida.

“Se escucharon muchísimos tiros”, dijeron habitantes de la zona, quienes evitaron a todas costas emitir opinión alguna acerca del hoy fallecido, aparentemente por temor a decir más de la cuenta y sufrir represalias.

En uno de los bolsillos de su pantalón, el hoy fallecido guardaba una cédula de identidad, que no le pertenecía, a nombre de José Gregorio Sánchez y de número 20.348.006.

La habría matado por correcta

Pérez Morillo era la mayor de tres hermanas y residía en el sector La Orquídea de Ruiz Pineda.

Comentaron testigos del hecho para ese entonces, que el día del lamentable suceso, un lunes, la joven estaba organizando la lista para los usuarios que les tocaba comprar el viernes, con los números correspondientes del 0 al 4.

En la labor, anotó a una joven llamada Yusmeida quien también es de la comunidad. La misma, intentó meterse de nuevo en la fila pero en la parte de atrás, por lo que Pérez Morillo le reclamó para luego decirle que no la iba a apuntar nuevamente, pues debía darle oportunidad a otra persona que necesitara.

Tras el encare de la hoy difunta, se desató una calurosa discusión en la que hasta golpes se ofrecieron.

En el altercado también intervino la pareja de Yusmeida, Wilmer Chirinos Majano, conocido como Coquito, quien habría amenazado a la hoy occisa para luego retirarse del sitio junto a su mujer.

Según las declaraciones de los testigos, minutos después de proferir la amenaza, llegó Coquito en una moto junto a un parrillero, su cuñado. Aparentemente este era El Chompira, quien descendió de la motocicleta, sacó a relucir un arma de fuego, le tocó el hombro a la víctima fatal y le propinó un tiro en el rostro que sesgó la vida de la licenciada en Administración al frente de una multitud 400 personas.

Se supo que tras el crimen, los esposos, quienes vivían a escasas cuadras de Pérez Morillo, no retornaron a la comunidad.

Al día siguiente del feminicidio, al menos 30 personas entre mujeres y hombres, se acercaron a la casa de Coquito para quemar sus pertenencias y robar sus enseres.

Por ser el autor intelectual del hecho, resultó detenido Chirinos Majano por el Cicpc en la zona oeste de Barquisimeto el 11 de mayo.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios