Entregan primer lote de permisos para Mercado Itinerante

Marlyn Silva/Foto: Edickson Durán |

Luego de la turbulencia ocurrida, el miércoles pasado, cuando la Alcaldía de Palavecino impidió la instalación de los tarantines en el Mercado Itinerante de los Miércoles, como parte de un proyecto de reestructuración de ese espacio en el centro de Cabudare, ayer, la autoridad municipal, José Barreras, entregó los  primeros 144 permisos de trabajo para reanudar esta semana el funcionamiento del mercado a cielo abierto.

Estos certificados, abundó el alcalde, permitirán tejer una comunidad de comerciantes organizados y eliminar  negocios fraudulentos en el área pública. Para otorgarlos, especificó Barreras, tendrán prioridad los vendedores con mayor antigüedad en el mercado y para  optar a uno se exigen, entre otros documentos, una carta de buena conducta emitida por la prefectura. Para laborar también deberán cancelar tres unidades tributarias establecidas en la ordenanza para la economía informal de la Alcaldía.

La proyección de Barreras es hacer del Mercado Itinerante de los Miércoles, ordenado e higiénico, donde se garantice la comodidad y seguridad tanto de los expendedores como de los consumidores. Por eso, entre las normas fijadas está vestir un delantal con la identificación de la zona de acuerdo al tipo de producto y dejar el  espacio libre de  desechos.

Vendedores inconformes

Si bien hay comerciantes esperanzados en el plan de la Alcaldía, como lo afirmó el representante del área de frutas y verduras, Roger Pérez, otro grupo mira con  inconformidad la reestructuración por considerarla poco útil.

Entre los cambios más drásticos está la movilización de los puestos de venta de ropa de la calle La Cruz hacia el trecho de las verduras, la calle Vicente Amengual. Esto se hará, según justifican desde la Alcaldía, porque la calle La Cruz es un corredor vial y como tal debe estar despejado.

Esa modificación de ubicación, al modo de ver de la vendedora Rosmery de la Rosa, generará conflictos entre los buhoneros porque implicará “perder el punto” de clientes trabajado durante más de una década.

En lugar del reordenamiento algunos vendedores prefieren el traslado de todos los negocios hacia el Mercado Municipal de El Palmar, cuando esté listo, pues temen que las labores de reorganización de la Alcaldía demoren y si eso sucede  una porción de los buhoneros, pronostican, no podrán aprovechar la temporada alta (diciembre).

El alcalde, a su vez, se  comprometió a continuar entregando los permisos para laborar a todos aquellos que cumplan con los requerimientos e instó a la comunidad del Mercado Itinerante a ignorar las “voces políticas” que los incitan a comportarse con anarquía.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios