#EspecialCiudad: Palavecino en espera de las promesas políticas

María Fernanda Peñalver | Karen Paradas |

Cada personaje político al plantearse ser candidato a algún cargo de elección popular, arma su estrategia para venderse a la ciudadanía y pasar a ser ese representante que tanto se necesita para generar mejoras en la entidad que podría estar en sus manos.

Promesas van y promesas vienen y, aunque muchos aseguran que la memoria es corta, hay una parte de la población que siempre tiene en mente aquel plan que se dibujó durante alguna campaña electoral, con miras a cumplir en el transcurso del tiempo pero que muchas veces se quedan en palabras.

Contrario al olvido, las exigencias empiezan a tomar cada vez más fuerzas y se convierten en constantes reclamos que esperan una respuesta justa, pues al fin y al cabo, fue lo prometido.

Es difícil que alguna entidad escape de la situación anteriormente descrita, sin embargo el municipio Palavecino ha sido últimamente un foco de llamados de atención a su principal encargado, José Barreras.

Si bien las protestas se han convertido en algo común, las mismas no siempre han sido dirigidas hacia el mandatario; sin embargo, quienes dieron partida a este tipo de acciones fueron los comerciantes informales, específicamente aquellos que quizás en reiteradas oportunidades vieron llegar a Barreras a la sede municipal, pues su lugar de trabajo era exactamente al frente de dicho recinto.

Hace casi dos semanas, el alcalde ordenó el traslado de los llamados buhoneros que permanecían ocupando las calles La Cruz y Guillermo Alvizu, dos corredores viales que ameritaban de su despeje para permitir el libre tránsito en el lugar, especialmente los miércoles, día en el cual se realizan las labores.

Aparentemente la decisión fue tomada luego de algunas conversaciones, sin embargo, un grupo de afectados aseguró que no fue así y el hecho fue tomado como un “desalojo”, a pesar de que serían mudados a una cuadra del lugar que ocupaban.

El conflicto, ha provocado que por dos miércoles consecutivos se genere un caos en el municipio, debido a las protestas que se han realizado de parte de los buhoneros.

Pero, ante todo este problema hay una solución y la misma no se trata de algo nuevo; por el contrario, los mismos comerciantes señalan que distintos gobernantes han pasado y la historia sigue sin tener un final feliz.

La creación de un espacio que sirva para realizar el Mercado Municipal ha sido una promesa si se quiere constante y en la candidatura de Barreras no fue la excepción. Para el año 2015 estuvo dentro del presupuesto a manejar. La inversión constaría de dos partes: alcaldía de Palavecino y gobernación de Lara.

El mayor monto sería otorgado de parte del ente regional, 15 millones de bolívares sería su aporte a realizar, mientras que la municipalidad destinaría 5 millones de bolívares.

Un espacio de dos hectáreas en el sector El Palmar sería el lugar destinado para crear “la solución” a la problemática pero, para el año en el que fueron discutidos y aprobados dichos recursos, la Gobernación tuvo que hacer uso de la ayuda económica que realizaría y los 5 millones de bolívares que sería la contribución de parte de la alcaldía resultaban insuficientes para gestionar la obra de gran magnitud según los planos que datan del año 2012.

Sin inversión alguna debido a la falta de dinero, el proyecto parece estar en el olvido, pues aparentemente en el 2016 el tema no se ha tocado ante el Concejo Municipal, a pesar de que la elaboración de una ordenanza para la regulación del comercio informal fue de los proyectos establecidos en el plan de gobierno del ahora alcalde.

Esto que da a entender que ni siquiera en palabras se ha establecido un plan para resolver el conflicto con los buhoneros que cada día se torna más intenso.

Zona Industrial

Siendo este un mega proyecto, José Barreras lo colocó dentro de las obras de gran envergadura a construirse en Palavecino, con un terreno de 32 hectáreas en el cual se construirían más de 100 galpones industriales. Hace más de un año el alcalde anunció la iniciativa, pero hasta la fecha no se ha tenido mayor inversión en la misma.

En el 2014 se hizo un estudio de impacto ambiental, pues desde hace tiempo se maneja la concertación de la idea.

Por ahora, en el lugar destinado para la construcción de la Zona Industrial, funcionan plantas de Pdvsa Gas; asimismo se tiene pensado que el mismo funcione como un puerto seco, en donde la aduana se encargue de nacionalizar ciertos envíos que lleguen al país y de esta manera drenar un poco el resto de las instancias encargadas de realizar dicho proceso.

Al menos 500 empleos se generarían con el importante proyecto que plantea tener numerosas comodidades para quienes deseen participar.

Aparentemente se habla de un trabajo en el cual se contaría no solo con recursos de la alcaldía y gobernación de Lara, sino que además la empresa privada y entidades bancarias contribuirían para realizar una Zona Industrial que sin duda alguna le daría un sentido diferente al municipio Palavecino, el cual permanece a la espera de que se cumplan las promesas o al menos demuestren que se está iniciando a trabajar en las mismas.

Ya no creen en palabras

Los trabajadores de la economía informal ya no confían en lo que se diga de parte del mandatario municipal, pues consideran que han recibido malos tratos aún cuando pensaban que   serían prioridad para la gestión del alcalde José Barreras.

“En campaña sí venía a abrazarnos y pedirnos que votáramos por él, ahí sí éramos los buhoneros chéveres pero ahora somos un fastidio”, dijo una de las representantes que ha llevado a cabo las últimas protestas en contra del traslado de los comerciantes informales de la calle La Cruz.

Creen que no es posible que un gobernante se acuerde del pueblo únicamente durante campaña electoral pero luego de ser electos, entonces sean un estorbo.

Aseveraron a la vez que de existir el Mercado Municipal que se ha prometido desde el inicio de la gestión, no se tendría el problema que ahora están viviendo.

Temen además que los terrenos en los que se ha planteado realizar la obra sean tomados por el gobierno, pues hace poco hubo un intento de invasión y ahora se está haciendo un estudio al respecto.

A menor escala

Tanto grandes proyectos, como algunos más pequeños esperan por su cumplimiento y así dar beneficio a la ciudadanía que hace vida en Palavecino,  conocido como un municipio dormitorio, debido a que la gran parte de sus habitantes no se mantienen activamente en la ciudad que les corresponde, sino en Barquisimeto.

La construcción de algunas obras podrían darle un significado distinto a esta apreciación tales como:

– Construcción de ciclovía en la zona urbana, siendo este el primer propósito presentado en el ámbito deportivo durante la gestión del alcalde.

– Paseo de floristas en su II Etapa. Es algo que ha quedado paralizado con una inversión de 5 millones de bolívares que se realizó en el 2015.

– Estación de transferencia de        desechos sólidos, obra importante en materia de salud pública, cuyo estudio ambiental se realizó de parte del Ministerio de Ecosocialismo y Agua quien dio su autorización, pero no se tiene información de algún avance.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios