#ESPECIAL Francisco Coello: El proceder de la MUD es una buena noticia

Sammy Martínez | Foto: Archivo |

Momentos de indignación, incertidumbre y desesperanza se han vivido en las últimas horas en el país ante la ruptura del hilo constitucional luego de que tribunales regionales en conjunto con el Consejo Nacional Electoral (CNE) procedieran a paralizar el 20% para activar definitivamente el referendo, basándose en presuntos fraudes cometidos por la oposición durante la recolección de más de 198 mil firmas.

La actitud gubernamental, representada en el Poder Judicial, Electoral y Ejecutivo, pareciera buscar que se genere un escenario de caos desde la militancia opositora y así lo asegura el sociólogo Francisco Coello, quien alertó que cada decisión emanada añade una cuota al Golpe de Estado continuado que ha aplicado el Gobierno de Nicolás Maduro desde hace “mucho tiempo”.

En entrevista con EL IMPULSO explicó que el denominado proceso revolucionario ha entrado en su fase terminal gracias al irrespeto de la institucionalidad y legalidad, agregando que desde el pasado 20 de octubre se decidió de manera oficial que la única válvula de escape con la que contaba la ciudadanía se pospondría, lo cual no sorprendió en lo absoluto a quienes conforman la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

“Se niegan a elecciones de una manera muy explícita, dicen ‘no va a haber elecciones porque no las voy a ganar, por lo tanto no se cumple el proceso constitucional ’, refirió al mismo tiempo que tildó al Gobierno de facto.

Al ser consultado específicamente sobre cómo se podría interpretar este escenario presentado a pocos días de consumar una jornada que la oposición daba por victoriosa, indicó que el panorama se tornaba difícil y alarmante ya que cuatro rectoras del órgano electoral y jueces con competencia penal “salieron de la nada” y se impusieron ante el 80% de personas, que según las encuestas, rechazan abiertamente el desempeño del Primer Mandatario y han manifestado su confianza en un cambio que esté acompañado de la bandera democrática.

“No más de 10 personas no pueden decidir y cerrarle el paso a la mayoría de la población que considera la vía pacífica como la mejor opción”, dijo.

Sin caer en trampas

Transcurridas 24 horas del exabrupto, considerado así por el rector principal Luis Emilio Rondón, la oposición en la voz de Jesús Chúo Torrealba intentó calmar la incertidumbre de los venezolanos que clamaban una respuesta contundente traducida en “calle” y ratificó que en horas de la tarde transmitirían un mensaje al país tras la consulta extensa con distintos sectores, el cual se contuvo en la Toma de Venezuela para el 26 de septiembre con el fin de defender la República y en la celebración de una sesión especial en la Asamblea Nacional este domingo.

En este sentido, Coello vio con beneplácito que las estrategias pacíficas contengan mayor peso en la toma de decisiones pues el Ejecutivo se caracteriza por colocar trampas en el camino, entre ellas el fomento de actividades opositoras que salgan del control de las autoridades o de la misma dirigencia, y también la celada, específicamente a miembros de la Fuerza Armada Nacional para comprobar quien está dispuesto a coadyuvar a la permanencia en el poder y quien por el contrario velará por el cumplimiento de los derechos políticos consagrados en la Carta Magna.

“A partir de esa decisión judicial hay que poner la responsabilidad en el Gobierno por cerrar los caminos propuestos por la MUD, por lo tanto, ellos son los que dirán qué hacer; el Gobierno creó la hiperinflación, el desabastecimiento, desmontó el aparato productivo del país y ha promovido la violencia, mientras que los que difieren del proyecto político presentaron en la mesa una salida democrática política y en paz, sin embargo, el sector oficial ha dicho que no la quiere.

La oposición está haciendo bien siendo sensata, no volviéndose loca y entiendo que por un lado están los ánimos de la gente porque todos estamos molestos y rechazando esta acción pero políticamente hay que saber muy bien lo que se va a hacer”, sentenció el también profesor de la Universidad Católica Andrés Bello.

Para argumentar que los logros alcanzados de la mano con la serenidad traen mejores resultados, recordó que cuando Hugo Chávez ejercía la magistratura fue Hermann Escarrá quien llamó a la población a mantenerse en el Palacio de Miraflores hasta que el presidente abandonara su cargo y en caso de no concurrir, estarían apoyado a los “miedosos” de la oposición que hasta la fecha continúan apostando a la conciliación.

“Ya sabemos dónde está ese come candela que iba a tumbar el Gobierno; se ha convertido en un ser absolutamente postrado al Gobierno de turno, de una manera que es imposible calificar en términos morales”, apuntó.

A su juicio, es totalmente pertinente que la MUD tome tiempo para consultar con gremios y sectores sobre cuál es la mejor decisión para llegar a la meta y mantener el empeño de luchar por el país.

Maduro no es Pinochet

Así como el carisma de Chávez no se encarnó en la figura de Nicolás Maduro, el apoyo a la actual gestión no se asemeja a la que tuvo Augusto Pinochet en Chile o Francisco Franco en España.

Con detenimiento, Coello ilustró que el proceso bolivariano como se denominó en sus inicios, comenzó a desmoronarse por cuenta propia y el Golpe de Estado prolongado se ha cerrado técnicamente pues para sostener una nación partiendo de este escenario son necesarios tres elementos con los que se carecen en la actualidad: colaboración de aliados internacionales y nacionales, apoyo popular que en Venezuela se reduce al 20% y algún grado de gobernabilidad, es decir, la aplicación de políticas que contribuyan al desarrollo del país.

“A pesar de llamarlos dictadores, Pinochet y Franco contaban con el respaldo del pueblo y aunque violaban derechos humanos, tanto Chile como España funcionaban (…) Si no hay capacidad para que Venezuela funcione de una manera más o menos normal entonces cómo se explica que así se mantenga una gestión”, agregó.

Pacto entre partes

El 20 de octubre trascendió de manera extraoficial que dirigentes de la MUD y del Gobierno estarían reunidos con el ex mandatario panameño, Manuel Torrijos, lo cual fue confirmado por Chúo Torrealba, quien salió al paso argumentando que este posible mediador habría manifestado su descontento pues tenía conocimiento que no habría ataque judicial contra la consulta del 20%.

En ese sentido, Coello alertó que, aunque la incomodidad de la población guarda su origen desde que Timoteo Zambrano en representación de la oposición criticó la negativa de otorgarle la presidencia del Mercosur a Venezuela y algunos factores se reunieran a puerta cerrada, este no es el momento correcto para dividir a la oposición, por el contrario “el problema es que el que no juegue cuadro cerrado con la unidad está políticamente quemado y no tendrá futuro”.

Frases

“Quien no juegue cuadro cerrado con la unidad está políticamente quemado y no tendrá futuro”

“10 personas no pueden cerrarle el paso al 80% que rechaza gestión de Maduro”

“La MUD ha mantenido la sensatez ejecutando estrategias pacíficas”

Sin foto de grupo

Para el profesor universitario Francisco Coello, resulta curioso que, en cuanto al fallo de las querellas judiciales introducidas para anular el proceso del 1% y con ello frenar la realización del revocatorio, solo se haya pronunciado cuatro gobernadores chavistas de las 20 entidades que dirigen.

“Este era el momento de cerrar filas, tener la foto de grupo y decir ‘esta boca es mía’. Por qué Vielma Mora o Arias Cardenas no han dicho nada. Pareciera que aún el oficialismo no tiene clara su situación”, admitió.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios