Cristiano evangélico es asesinado de un fuerte golpe en la cabeza

Karina Peraza Rodríguez / Foto: Ángel Zambrano |

El camino por el que transitaba todos los días Juan Emerio Orozco Vásquez (53) cuando regresaba de la iglesia evangélica fue interrumpido la noche del lunes. Delincuentes aún por identificar salieron al paso del hombre y luego de robarlo lo asesinaron sin escrúpulo alguno en la calle del Cementerio en el sector Las Delicias de Tamaca, zona norte de la ciudad.

 

Tuvo predica

A las 7 de la noche del lunes,   Orozco Vásquez estaba en la iglesia de Maranathan de Retén Abajo, lugar donde se congrega, le tocó dar la prédica del día. Este hombre era una persona muy querida y respetada por la comunidad, no era la primera vez que estaba a cargo de las prédicas y eso lo hacia sentir muy orgulloso.

Lo que era rutinario de lunes a viernes, es que Orozco Vásquez acudía a la iglesia y para regresar a su casa tomaba el mismo camino.

Una bicicleta era el medio de trasporte del predicador y así regresaba este lunes, relató Lismary Vásquez, sobrina de la víctima.

A eso de las 8 de la noche, salieron todos de la iglesia y el hombre tomó su camino, comenzó a pedalear para llegar a su destino, el cual estaba un poco retirado. Le faltaban escasas tres cuadras para llegar a su residencia, el reloj estaba muy cercano a dar las 9 de la noche, cuando al paso le salieron unos delincuentes quienes le arrebataron la bicicleta y un celular, que indicó su sobrina era sencillo, no era ultimo modelo, a la misma vez que explica que la bicicleta también estaba un poco vieja, cree que lo robaron por maldad.

Un vecino que no quiso identificarse indicó que esa zona es oscura , no existe iluminación alguna, ni patrullaje, asegura que por allí se cometen atracos todos los días y cree que la persona que le quitó la vida a Orozco Vásquez fue alguien conocido para el hombre y lo golpeó en la cabeza para que este no lo reconociera. Lo describió como un hombre  sereno y tranquilo, seguramente no se negó a ser robado, es por ello que indica que el maleante era alguien que conocía a la víctima fatal.

“A dos cuadras de la comunidad tenemos un modulo de la policía del estado, tan solo cuenta con dos funcionarios quienes no tienen patrulla alguna”, salen cuando ya las cosas han pasado y cuando uno los llama no pueden dejar el puesto solo, destacan los residentes de Las Delicias.

A la misma vez los familiares de la víctima fatal esperan que se haga justicia en el crimen de este hombre, quien desde hace nueve años se ganaba la vida como el encargado de una granja y que su muerte deja a tres hijos huérfanos de padre, entre ellos dos menores de edad, un niño de nueve años y  una pequeña de 4 añitos.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios