Sexagenario fue asesinado al amanecer en su residencia

KIPUR | Iván Piña |

Luego de 30 años de vivir en tierras venezolanas, la situación del país lo habría llevado a tomar la decisión de regresar a su país de nacimiento. Su familia lo esperaba en Lima, Perú. Ya había hecho las diligencias, tenía el pasaporte y los papeles listos, estas navidades estaría con los suyos. Pero la delincuencia rompió los planes de Ronald Alipio Saldaña Jáuregui, un señor de 66 años quien fue atacado y asesinado la mañana del domingo en La Campiña, municipio Palavecino.

El señor Saldaña Jáuregui, cuando llegó al país se instaló en La Campiña, allí tenía un quiosco de venta de frutas y hortalizas, pero con el pasar de los años y lo difícil que se fue haciendo la situación tuvo que cambiar de ramo, ahora vendía aceite para carros y en el lugar que lo hacía también vivía. Se levantaba cada mañana bien temprano para abrir su negocio, más tarde llegaba otro paisano suyo que lo ayudaba, quien, a las 6:00 de la mañana llegó y consiguió las chancletas del señor afuera. La puerta estaba abierta y al entrar lo encontró tirado con un fuerte golpe en la cabeza, relató Raúl Navarro, quien también llegó al momento.

El sexagenario aún estaba con vida y fue trasladado hasta el ambulatorio de Cabudare, posteriormente remitido al Hospital Central Antonio María Pineda en donde falleció.

Lourdes Mugica estaba en las afueras de la morgue. Es una de las vecinas de toda la vida del extranjero a quien de cariño llamaban viejito, exclamó que una de sus hijas tenía una llamada perdida del señor a las 5:30 de la mañana, creen que estaría tratando de pedir ayuda.

Saben que la persona que lo golpeó fuertemente en la cabeza se habría llevado algunas pertenencias de la víctima. Dicen sentir rabia por el hecho sangriento, “él no era una mala persona, estaba muy emocionado porque se iba a su país y le viene a pasar eso”, dijo Mugica.

Trascendió que en Perú tenía tres hijos. En reiteradas oportunidades había viajado para ver a los suyos, ahora sus parientes tendrán que venir a despedirse después de tan trágico hecho.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios