Bancos racionaron en un 50% entrega de dinero a clientes

Rosmir Sivira | Karen Paradas |

La ausencia de coordinación y planificación entre el Ejecutivo Nacional, el Banco Central de Venezuela (BCV) y la Tesorería Nacional, han generado estragos en los retiros de dinero del sistema bancario.  Tal aseveración, fue realizada por el economista y docente de la Universidad Centroccidental  Lisandro Alvarado (UCLA), Gerardo Álvarez, al consultarle sobre la falta de dinero en efectivo en entidades bancarías, lo cual afecta operaciones de todo tipo.

El analista calificó la escasez del dinero en efectivo como “la ausencia total de planificación”, ya que  el último ajuste  de salario mínimo y decreto de otros beneficios, sin contar con el dinero en efectivo suficiente, dificultó aún más los desembolsos.

Señaló que los incrementos referidos hicieron que la liquidez monetaria pasara de Bs. 6,8 billones (octubre) a casi Bs. 8 billones (noviembre), lo que representa un incremento del 12% del dinero circulante, situación inéditas que ha erosionado ostensiblemente la disponibilidad de billetes y ha incrementado el costo del dólar libre.

Agregó que el BCV ha disminuido la entrega de remesas a entidades bancarias, obligándolos a racionar, hasta en un 50%, la entrega de efectivo  a sus clientes, en función de sus disponibilidades, lo cual impacta con mayor énfasis  a  bancos pequeños del país.

-Como quiera que el Banco Central no les envíe remesas con la misma frecuencia de antes, la banca  raciona el dinero y no es por la circular de la Sudeban, sino por la sencilla razón de que no tienen efectivo.

Álvarez indicó que según cifras de Econalítica, los gastos para la reposición de efectivo en cajeros automáticos, representan entre el 50% para el estrato grande y 70% para los bancos pequeños, del total de gastos operativos, lo cual también afecta operaciones bancarias.

Al cierre de junio de 2016, el gasto operativo habría crecido 160%,  mientras que activos totales  92,8%, lo que exhibe parte del desequilibrio.

 

Comunicados encontrados

Sobre circulares recientemente publicadas de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban)  y la Asociación Bancaría Venezolana, Álvarez  opinó que serían resultado de la improvisación, ya que la última publicación aclararía que la primera circular “se refería exclusivamente a la red de telecajeros de la banca  pública”.

-Lo insólito de este tema es, a mi juicio, la improvisación  y falta de planificación con que se toman decisiones tan delicadas que afectan la sensibilidad de la población no bancarizada, es decir,  aquellos que no tienen una cuenta corriente o de  ahorro, que se estima sea al menos el 65% de la población.

El economista subrayó que la disposición de la Asociación Bancaria, supone la aplicación a partir de marzo de 2017. No obstante, el primer anuncio generó nerviosismo en la colectividad, que actualmente retira dinero de manera apresurada.

El también docente universitario con experiencia en la banca, recordó que quienes reciben cuenta nómina son aquellos inmersos en el sector formal de la economía, que no son más de 5 millones de personas de los 30 millones que conforman el país.

En este sentido, expresó que el medio económico e instrumento que mayormente se maneja no es la tarjeta de debito, sino el dinero en efectivo, puesto que más del 60% de la población no tendría cuentas en bancos.

 

Base monetaria desequlibrada

Explicó que la base  monetaria de Venezuela representa aproximadamente Bs. 600 billones,  incluidos los depósitos bancarios, además del dinero en efectivo. No  obstante, de la cifra mencionada sólo están impresos en billetes Bs. 60 mil millones, de los cuales el 70%  son billetes de Bs. 100.

Destacó  que el componente más importante del dinero circulante no está en manos de la ciudadanía, sino en el sistema bancario, donde se realizan giros contables sin afectar el manejo en efectivo.

Asimismo, Álvarez apuntó que el dinero electrónico ha sustituido parcialmente el  dinero en efectivo. El primero es usado en gran medida (70%) en las clases A, B y media profesional, mientras que la segunda modalidad es empleada  en las clases de menor rango (C, D y E).

-Entonces, se demanda más dinero en efectivo porque el 70% de la población gana salario mínimo, no mantiene una cuenta corriente o de ahorro… El dinero que perciben como salario, se le va en tres y cuatro artículos bachaqueados, los cuales se deben pagar con un fajo de billetes…

Los estratos C, D y E tienen una demanda infinita de efectivo y todo lo que les depositen lo retiran, para realizar sus transacciones.

Recordó que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) los  niveles inflacionario son del 700%, por lo que se necesitaría seis y hasta ocho veces más dinero que antes, para adquirir el mismo bien.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios