92 muertes violentas se registran en noviembre

Karina Peraza Rodríguez | Ángel Zambrano / Edickson Durán |

Con dos fallecidos menos en comparación con el mes de octubre cierra el penúltimo mes del año 2016.

Las cifras rojas no son nada alentadoras y ya estos meses se posicionan entre los más violentos, en total fueron 92 las muertes que se registraron en la entidad.

Tales estadísticas mantienen a la región ocupando el séptimo estado con el mayor número de violencia. Aunque se ha realizado un esfuerzo por parte de los diversos cuerpos de seguridad que hacen vida en el estado Lara, se ha aumentado la presencia en la calle de los uniformados, así como los puntos de control y han aumentado la cantidad de procedimientos, parece que la ola delictiva no se detiene, continúan saliendo a las calles los delincuentes a cometer sus fechorías que muchas de ellas traen como consecuencia la muerte de personas inocentes.

Según los registros diarios que son llevados por EL IMPULSO, fueron 69 los homicidios perpetrados en la región y 23 los presuntos delincuentes que cayeron abatidos ante los organismos de seguridad.

 

Iribarren peligroso

El municipio Iribarren que es donde se concentra la mayor cantidad de la población, es precisamente el más peligroso, siendo la parroquia Juan de Villegas ubicada al oeste de la ciudad, además de El Cují y Tamaca, parroquias de la zona norte es donde se concentró la mayor cantidad de hechos delictivos.

Sumaron 70 las muertes violentas que se registraron en Iribarren 24 en los foráneos a excepción de Urdaneta.

Jiménez culminó con siete víctimas fatales, Morán con seis, seguida de Torres con cuatro, Palavecino con tres, dos en Simón Planas y   Crespo y Andrés Eloy Blanco, cerraron el mes con una víctima cada uno.

Menores víctimas

Entre las muertes existe un total de siete adolescentes, una de ellas una jovencita a la que un primo le disparó de forma accidental y le arruinó la celebración de sus 16 años que preparaba con gran entusiasmo para este mes de diciembre y además un infanticidio, el cual fue cometido en el municipio Jiménez, por el que los padre de una niña de tres años no supieron explicar su muerte y fueron detenidos por funcionarios del Eje Contra Homicidios del Cicpc.

Dos mujeres también están entre los decesos.

Fueron ejecutados siete dobles homicidios, entre ellos dos reos en los calabozos de Carora, de igual forma otro preso fue ultimado en Crespo y un primero en los calabozos del Centro de Coordinación Policial de Barrio Unión a quien decapitaron sus compañeros sin compasión, para ser un total de cuatro privados de libertad los que fueron asesinados.

 

Efectivos caídos

La Policía del estado Lara fue la primera en estar de luto y es que a principios del mes de noviembre en Tamaca, ultimaron a Franklin Manuel Meléndez García (40), quien era funcionario, estaba en compañía de unos amigos cuando lo sometieron para robarle su motocicleta y como la misma no prendió le dispararon.

Este 22 de noviembre los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), soltaron sus armas para llorar por la perdida de su compañero  José Luis Rodríguez Linarez (33) a quien cariñosamente llamaban El Puma y murió en medio de un procedimiento que era ejecutado en el barrio La Paz,  cuando andaban tras la pista de uno de los hampones más buscados de Lara.

Este sabueso estaba adscrito a la Subdelegación San Juan de Barquisimeto.

Fue despedido con honores en el despacho en el que trabajaba y ascendido post mortem.

 

Duro a la delincuencia

Contra la lucha de la delincuencia en la región se registraron 23 bajas de presuntos hampones,, hechos en conexión con distintos cuerpos de seguridad de la entidad.

Un enfrentamiento se generó con Polilara dejando un abatido, dos con la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en donde fue dado de baja El Cucaracho, sujeto fugado de los calabozos de Polilara en Torres. Así mismo fueron dos balaceras que protagonizó el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas), Lara en Morán, donde le dieron de baja a dos miembros de la banda El Bachaco.

18 de las resistencias se sumaron al Cicpc, las cuales fueron protagonizadas por la Base Contra Secuestro en El Tocuyo con un abatido de la banda El Bachaco, la Subdelegación San Juan con el procedimiento en donde cayó padre y dos hermanos que participaron en el crimen del funcionario de ese mismo despacho.

De la Subdelegación Barquisimeto donde cayeron tres hermanos al norte de la ciudad de la banda Los Burreros, la Subdelegación de Quíbor con tres personas que mantuvieron a una mujer embarazada como rehén y el Eje Contra Homicidios en casos como los abatidos del norte de la banda Jhon Alex, señalado de ser autor de múltiples homicidios, actuando en conjunto con la PNB y el más reciente en Barrio Unión donde lograron frustrar el robo de un vehículo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios