#RevistaGala Glissando el piano con: Santiago Bosch

Leybimson Rosendo Fotografía: Arnoldo Porta @Galalarevista / Rosendoele    |

Entre las cosas que distinguen a nuestra región, la música es uno de los atributos más resaltantes y es que, no en vano Barquisimeto es la Capital Musical de Venezuela, con una población que sobrepasa el millón de habitantes esta cuna de talentos se ha encargado de arrullar a los más grandes de cualquier género, siendo el Jazz uno de ellos…

Quizás al leer la palabra Jazz sus mentes se transporten a otros lugares, pero resulta que, a pesar de ser un género musical creado durante el siglo XIX en Estados Unidos, con el tiempo se expandió por todo el planeta, llegando también a nuestra tierra, lugar que una vez más vio nacer a otra estrella, su nombre Santiago Bosch y se ha convertido en uno de los tecladista más prominentes en el mundo del Jazz, llevando el tricolor y el acento guaro fuera de nuestras fronteras.

De pequeño, su padre, Jaime Bosch, puso las notas musicales al alcance de sus manos, haciendo que Santiago, ya estando un poco más grande, buscara por su cuenta una fuente de inspiración al tomar los discos y casettes de su papá para escuchar lo que esos objetos guardaban por dentro, “me ponía a escuchar música todo el tiempo y era lo máximo, porque imaginaba que era yo tocando la música que escuchaba y eso era como entrar a otra dimensión”, desarrollando así un oído absoluto.

En un principio la música clásica fue su compañera, aderezada con un poco de rock de los años 70 y 80, sin embargo, poco a poco descubrió el fenómeno del jazz junto a diversos exponentes, dejando claro que “fui fanático del jazz desde antes de aprender a tocar algún instrumento musical, por lo que fue siempre la referencia más fuerte que tuve”, a la edad de nueve años comenzó a recibir clases de piano, paseándose por un repertorio de música clásica para niños, que junto a su profesora Lila, le dieron la combinación perfecta para activar sus dedos en este arte.

Primeros Pasos

Su aprendizaje fue constante, hasta que las oportunidades llegaron a su vida; justo en el año 2010, fue seleccionado por la Embajada Americana, para participar en un programa de intercambio cultural y musical que le permitió recorrer tres ciudades del país y cerrar su estadía, con un concierto en el teatro Kennedy Center de la ciudad de Washington.

Tras esta aventura, Santiago llegó a Boston a finales del año 2011 para empezar sus estudios de pregrado en la universidad “Berklee College of Music”, gracias a la primera beca que obtuvo después de participar, un año antes, en el “Festival de Jazz de Panamá”, logro que también agradece a la “Fundación Festival Internacional de Jazz de Barquisimeto” y a varios amigos que le prestaron apoyo.

“La idea de estudiar en Berklee era inimaginable para mí, ya que siempre ha sido extremadamente costosa y no pensé que mi nivel musical, en aquel entonces, era suficiente para ingresar o ser admitido”, nos comenta, al tiempo que le preguntamos si llegó a sentirse intimidado por todo lo que estaba viviendo, “Sí, en mis primeros meses viviendo en Boston, sobre todo por el idioma, tampoco es nada fácil dejar a tu familia, tus comodidades, tu cultura e ingresar a otro lugar donde la manera de ser de la gente es diferente en muchos aspectos”.

Así, este talentoso joven comienza a vivir una de las experiencias más enriquecedoras de su vida, destacándose no solo por sus conocimientos, si no por la pasión que imprime con sus dedos en las teclas del piano…

Guaro Report

Con ganas de compartir su música con el mundo, Bosch junto a otros talentos venezolanos, graba y produce, en su propia casa, un álbum llamado “Guaro Report”, que consta de nueve temas musicales, ocho de su autoría y uno compuesto por el también músico y maestro barquisimetano Fernando Freítez Gassán.

La batería estuvo a cargo de Ricardo Oviedo y Mario Rodríguez, Dany Ankay Manuel Reyes en el bajo, Juan Jose Villafañe en la guitarra, Yoel Patiño en la trompeta y Pablo Gil en el saxofón. A ellos se les unió el ingeniero de sonido y guitarrista Antonio Socas, para mezclar y masterizar el audio, “Todos los temas tienen su encanto y a pesar de que han pasado casi seis años desde que se grabó, aún me agrada mucho el resultado, sobre todo por el maravilloso trabajo de todos los que participaron”, nos deja saber.

Desde los escenarios hasta el cielo

Actualmente Santiago Bosch se encuentra en Boston, preparándose con un post grado en el “Berklee Global Jazz Institute”, gracias a una beca completa que obtuvo luego de quedar seleccionado entre 800 participantes y nos cuenta que para llegar allí pasó por diferentes filtros de admisión que le permitieron obtener la ansiada videollamada donde le harían, una entrevista personal.

Por otro lado, las oportunidades siguen tocando su puerta, además de compartir con grandes artistas del Jazz, también se ha dado a conocer en diversos locales, conciertos y festivales nacionales e internacionales, también ha podido colaborar y participar en grabaciones con músicos y artistas de la talla de Jim Odgren, Dave Santoro,  Tim Miller, Darren Barrett, John Patitucci, Donald Harrison, entre otros.

De estas experiencias destaca una que vivió junto al músico John Patitucci en “Dizzy`s Club CocaCola” en la ciudad de Nueva York a finales del año pasado, “Fue un concierto donde tocamos sus composiciones originales en una noche mágica. Musicalmente me sentí motivado e inspirado. Él es un músico increíble y una gran influencia mundial en el mundo de la música y del jazz. ¡Haber tocado con ésta gran figura no tiene precio!”.

También quisimos saber, a cuantos países ha llevado el sello guaro a través de sus notas, de lo que nos contó, “Entre los países que he visitado hasta ahora, se encuentra Colombia Puerto Rico y República Dominicana, donde estuve precisamente hace unas semanas tocando con Terri Lyne Carrington y algunos de mis compañeros de estudio de la maestría”.

Buscando conocer un poco más sobre sus futuros proyectos, nos comentó qué le encantaría poder aportar algo de sus conocimientos a su tierra natal, destacando que, sería fascinante venir a tocar con grandes amigos y músicos de Barquisimeto y ofrecer algunas clases magistrales que le permitan compartir sus experiencias y ayudar a todo aquel que sienta “curiosidad musical”. Le preguntamos si le gustaría formar su propia academia, a lo que nos respondió que, “No está entre mis planes, por ahora, crear alguna escuela de música pero tampoco estoy cerrado a la posibilidad”.

Ya para finalizar, Santiago no quiso perder la oportunidad de dejarle un mensaje a toda la juventud: “Visualícense a ustedes mismos alcanzando sus sueños y las cosas se irán dando poco a poco. Ese deseo honesto debe ir acompañado de esfuerzo y dedicación, sean siempre honestos con sus gustos y sigan siempre lo que les dicte su corazón, sin importar el qué dirán. A la final, nada es ¨incorrecto¨ o ¨correcto¨, predominan solo gustos y decisiones personales, así que, ¡exploren libremente con su instrumento, sigan sus instintos musicales y atrévanse!”.

Preguntas Rápidas

¿Si pudieras meter algo de Barquisimeto en tu maleta que sería?

Los pepitos de la calle del hambre o de alguno de esos maravillosos puestos de comida chatarra que solo se encuentran en Barquisimeto.

¿Un sonido?

Fender Rhodes

¿Un artista nacional que admires?

Fernando Freítez Gassán

De no haber sido músico ¿qué serías?

¡Músico!

¿Tu comida favorita?

Pizza

¿La canción que más escuchas últimamente?

Looking Glass de Allan Holdsworth

Venezuela para ti es…

Mi tierra querida

“Hay un tema que se lo dediqué a mi papá, se llama Mr. JB (Mister Jaime Bosch)”

Instagram: @Santiago.Bosch

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios