FOTOS: Instalación de cerca eléctrica provocó incendio en una fábrica

Marlyn Silva | Ángel Zambrano |

Aproximadamente a las 2 de la tarde de ayer, en  la fábrica de colchones La Imperial, ubicada  en la carrera 23 entre calles 9 y 10 de Barquisimeto, se instalaba un sistema de cerca eléctrica  para proteger el local de los robos cuando una  chispa de la soldadura  salpicó  una porción de goma espuma. Eso bastó  para que se levantaran intensas llamas y en un parpadeo  consumieran  todo a su paso.

Pese a que  los empleados  que se encontraban dentro del establecimiento utilizaron  los  extintores  para  intentar  apagar el fuego, la acción  fue inútil porque  era intimidante y se propagó  de forma  veloz, como lo  relató  Tomás Reyes, uno de los trabajadores de la compañía.

El tipo de materiales como madera, pegamento y  goma espuma que allí  se almacenan pudo  haber facilitado que  las llamas  arroparan pronto  el  espacio  quemándolo  entero. Se calcula que  la pérdida de mercancía  fue total.

Por la magnitud  del incendio, se activaron  para atender la emergencia 35 funcionarios de las estaciones  este y  oeste del Cuerpo de Bomberos de Iribarren  dirigidos  por el comandante mayor  Edinson López.  A ellos se  unieron los equipos de Protección Civil y  Barrio Nuevo Tricolor  apoyó  con dos  camiones cisternas. Mientras  ellos se encargaban de  extinguir el fuego,  efectivos de  la policía municipal se ocuparon de controlar el tráfico.

Unos 60 mil litros  de agua fueron  necesarios para sofocar las llamas, informó López. Como instrumentos utilizaron el

Aproximadamente a las 2 de la tarde de ayer, en  la fábrica de colchones La Imperial, ubicada  en la carrera 23 entre calles 9 y 10 de Barquisimeto, se instalaba un sistema de cerca eléctrica  para proteger el local de los robos cuando una  chispa de la soldadura  salpicó  una porción de goma espuma. Eso bastó  para que se levantaran intensas llamas y en un parpadeo  consumieran  todo a su paso.

Pese a que  los empleados  que se encontraban dentro del establecimiento utilizaron  los  extintores  para  intentar  apagar el fuego, la acción  fue inútil porque  era intimidante y se propagó  de forma  veloz, como lo  relató  Tomás Reyes, uno de los trabajadores de la compañía.

El tipo de materiales como madera, pegamento y  goma espuma que allí  se almacenan pudo  haber facilitado que  las llamas  arroparan pronto  el  espacio  quemándolo  entero. Se calcula que  la pérdida de mercancía  fue total.

Por la magnitud  del incendio, se activaron  para atender la emergencia 35 funcionarios de las estaciones  este y  oeste del Cuerpo de Bomberos de Iribarren  dirigidos  por el comandante mayor  Edinson López.  A ellos se  unieron los equipos de Protección Civil y  Barrio Nuevo Tricolor  apoyó  con dos  camiones cisternas. Mientras  ellos se encargaban de  extinguir el fuego,  efectivos de  la policía municipal se ocuparon de controlar el tráfico.

Unos 60 mil litros  de agua fueron  necesarios para sofocar las llamas, informó López. Como instrumentos utilizaron el camión súper cisterna  y tres carros de supresión.

Por prevención fueron desalojados los habitantes de los edificios de la calle trasera y la dueña del salón de belleza contiguo  sacó los muebles para evitar daños.

 

Piden reubicación

Cerca de 15 años

tiene instalada la empresa afectada en la carrera 23; primero solo con servicio de reparación de colchones  y luego ampliada a venta de mobiliario  y fabricación. En ese tiempo nunca se había presentado una emergencia como la de este lunes. No obstante, los vecinos creen que debe ser reubicada.

En  esa sugerencia coincidieron las integrantes del consejo comunal Morán-UCLA, Alicia  Suárez  y Norma Rodríguez, pues  consideran que allí se  guardan materiales  inflamables que solo deberían manejarse en una zona industrial y ese sector es uno netamente residencial, a pesar de que los últimos años se han multiplicado  los establecimientos comerciales.

súper cisterna  y tres carros de supresión.

Por prevención fueron desalojados los habitantes de los edificios de la calle trasera y la dueña del salón de belleza contiguo  sacó los muebles para evitar daños.

 

Piden reubicación

Cerca de 15 años  tiene instalada la empresa afectada en la carrera 23; primero solo con servicio de reparación de colchones  y luego ampliada a venta de mobiliario  y fabricación. En ese tiempo nunca se había presentado una emergencia como la de este lunes. No obstante, los vecinos creen que debe ser reubicada.

En  esa sugerencia coincidieron las integrantes del consejo comunal Morán-UCLA, Alicia  Suárez  y Norma Rodríguez, pues  consideran que allí se  guardan materiales  inflamables que solo deberían manejarse en una zona industrial y ese sector es uno netamente residencial, a pesar de que los últimos años se han multiplicado  los establecimientos comerciales.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios