Tiburones de La Guaira blanquearon a Leones del Caracas

Williams Linárez | Cortesía |

Los Tiburones de La Guaira que se apoyaron en los bates  de Héctor Sánchez y Yonathan Daza, sumada la labor de nueve lanzadores, vencieron por la vía del blanqueo a los alicaídos Leones del Caracas 6-0, para ponerlos en terapia intensiva en la fase cumbre de la ronda regular de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional.

Kelvin de La Cruz (ganador) y Luis Díaz se enfrascaron en un duelo inicial de pitcheo, en la que apenas ambas ofensivas sonaron trío de imparables.

Los dirigidos por Oswaldo Guillén pegarían primero en el cuarto episodio ante Díaz, quien se metió en problemas tras una pifia del antesalista Henry Rodríguez (cuatro errores en los últimos tres encuentros) que embasó a José Martínez, luego Sánchez dio dantesco cuadrangular por el jardín central que abrió el marcador.

El abridor melenudo, tras el batazo perdió la brújula al dar boletos a  Daza (entró a jugar por Brian Burgamy) y Christian Marrero, situación que obligó al mánager Alfredo Pedrique a quitarle la bola y poner en el morrito a Fernando Nieve, quien pudo cerrar el inning sin mayores complicaciones.

En el quinto los escualos ensanchaban la ventaja, tras un sencillo de Daza que trajo al plato a Meneses, en el sexto siguió la fiesta litoralense con otro indiscutible de Rojas impulsor de Marrero, todo esto ante Nieve que fue de más a menos en su presentación.

Mientras el pitcheo de los capitalinos era inconstante, de La Cruz hacía el trabajo en cinco entradas y dos tercios efectivas, en las que tuvo reiterada ayuda de la defensiva, desde ese punto inició el desfile sólido de relevistas.

El séptimo de Tiburones fue el cuarto episodio seguido al anotar carreras, esta vez el ataque fue con dos outs, Martínez sonó doblete y el caliente Sánchez dio sencillo que puso la quinta carrera en el marcador.

En el noveno Daza siguió con su tórrida producción y con dos outs pescó una recta de Armando Rodríguez que la mandó por arriba de la barda del jardín central.

A pesar de la ventaja y ya con siete relevistas usados en un lapso de dos entradas, Guillén apeló a su cerrador Gregory Infante que sacó el episodio con bastante ayuda de la defensa.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios