En Pavia localizan el cadáver de un profesor jubilado

Karina Peraza Rodríguez | Iván Piña |

A las 2:00 de la madrugada de ayer los vecinos sintieron el sonido de un carro que ingresaba por la entrada del sector Los Cámagos de Pavia, al oeste de la ciudad, eran personas ajenas al lugar e irrumpieron la tranquilidad de la noche, pues desde ese momento los perros de la zona comenzaron a ladrar uno tras otro, despertando a más de uno de los habitantes.

Algunas personas se asomaron, vieron pasar el carro que posteriormente se devolvió, pero por lo oscuro de la zona no le dieron importancia, ya que muchos delincuentes suelen aprovechar la oscuridad de la zona para merodear con carros robados. No fue sino hasta las 10:00 de mañana cuando un joven que pasaba por la quebrada del sector 1, fue a botar una basura y observó que seis metros más abajo estaba un cadáver.

De inmediato avisaron a las autoridades policiales quienes verificaron el hallazgo. La víctima se encontraba tirada hacia la quebrada.

El cuerpo sin vida tenía muchos rasguños en su cuerpo, debido a todo lo que rodó por el cerro desde donde lo lanzaron, sus muñecas estaban un poco rojas y su cuerpo estaba sobre par de alfombras que parecían de un vehículo. Se encontraba boca arriba, cargaba puesto unos zapatos deportivos azules con gris, blue jeans y una franela anaranjada que estaba incompleta y algo rasgada.

Se trataba de una persona blanca, de contextura media, pero no pudo ser reconocido por nadie, se apreciaba una especie de corte a nivel del cráneo en donde se observaba la parte de atrás de su cuero cabelludo y cabeza, faltaban parte de las orejas, además su rostro estaba expuesto no tenía piel alguna. Del lado izquierdo del rostro estaba negro y además se le observó una gran herida en su pecho, con parte de su cuello expuesto.

Se presume que los criminales le dejaron a la víctima sus pantalones abiertos y en sus partes íntimas se le apreciaban rastros de sangre, aparentemente presentaba una herida.

En la orilla de donde fue lanzado, al lado izquierdo se encontraba una bolsa negra que estaba tirada, dentro de ella había un trapo lleno de sangre, y una especie de cordón negro.

Los moradores de la zona y autoridades policiales que estaban en el lugar especularon al decir que seguramente el cadáver lo traían amarrado y con la bolsa traían la cabeza tapada. Aseguran que no escucharon disparo alguno, por lo que creen que en el lugar no se cometió el crimen y simplemente lo usaron para abandonar el cadáver.

Cabe destacar que en la quebrada conocida como Los Cámagos, la cual se comunica con la quebrada El Mamón, se encuentran partes de vehículos desvalijados y algunas carrocerías abandonadas en la zona.

Funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc Lara hicieron el levantamiento del cuerpo.

 

Esperan autopsia

Una vez que el cuerpo fue llevado a la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda, fue revisado por un patólogo, quien indicó que la data de muerte era de al menos 12 horas y la causa era anatómicamente indeterminada, según la versión policial, a simple vista no se le apreciaron heridas algunas y deben estudiar muy bien lo ocurrido.

Al cadáver aparentemente le faltan partes de órganos, que se presume fueron comidos por los animales, pero será el día de hoy a través de la autopsia que se determine la real causa de muerte.

 

Reconocido

En el transcurso de la tarde llegaron algunos familiares del fallecido quienes lo reconocieron e indicaron que se trataba de Iban José Chávez, de 60 años de edad, residente de la calle 9 con carrera 2 de Pueblo Nuevo, al oeste de la ciudad.

Sus familiares indicaron que no lo veían desde la tarde del miércoles que había salido, aparentemente la víctima posee una licorería en la calle 6 de Pueblo Nuevo y era profesor jubilado.

Los sabuesos del cuerpo detectivesco comenzaron las investigaciones del caso para determinar el móvil del dantesco crimen.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios