FOTOS: Vecinos de Las Sábilas exigieron gas

Hugo J. Boscán | Iván Piña |

“Aquí estamos otra vez, no porque nos guste sino porque nos obligan, porque ningún hogar puede funcionar sin el gas doméstico, necesario para preparar la comida y solo cerrando la carretera nos toman en cuenta”, dijo Zoraida Blanco, una de las vecinas de Las Sábilas que este martes, junto a más de 500 mujeres y hombres, tomaron la carretera hacia Duaca a primera hora de la mañana.

Ya lo habían hecho hace un mes, concretamente el 27 de diciembre, y pensaban que la situación iba a mejorar.

“Pero se puso peor porque uno se cansa de llamar o ir a la empresa encargada de distribuir el gas y lo único que hacen es prometernos, pero no mandan los camiones”, dijo por su parte William Salazar, vecino del sector P3 de Las Sábilas.

En el lugar, frente a la iglesia evangélica Shekina, a poca distancia de la entrada a la popular urbanización, permaneció el numeroso grupo de personas a ambos lados de la transitada vía.

Primero se colocaron con sus cilindros vacíos en el medio de la carretera, pero al lugar llegó una comisión de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana cuyo jefe se comunicó con la distribuidora donde se comprometieron a enviarles dos camiones para abastecerlos a todos.

Zoraida Blanco, otra de las habitantes de la urbanización, explicó que la última vez que llegó un camión de Gas Comunal no llevaba cilindros de 10 kilos, cuyo valor es de 50 bolívares, sino los más grandes y por ende más cotosos, que la mayoría de las familias no está en condiciones de adquirir.

Este martes,  las amas de casa y jefes de familia esperaron pacientemente la llegada de los distribuidores para irse a preparar los alimentos.

Una de las mujeres dijo que si vuelve a haber retardo en el servicio, nuevamente saldrán a la carretera y protestarán cerrándola con las bolmbonas vacías, “para que dejen la mamadera de gallo con nosotros”.

Este es el segundo cierre de la carretera hacia Duaca, por falta de gas, que llevan a cabo comunidades en lo que ha transcurrido del año que se inicia.

El pasado martes 24 lo hicieron habitantes de varios caseríos ubicados en los límites de los municipios Iribarren y Crespo, en el sector  Rastrojitos, donde también es grave el desabastecimiento de un elemento tan indispensable en todo  hogar como es el gas doméstico.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios