Habría ido por cobre al SHYQ pero no salió con vida

KPR | Ángel Zambrano/Cortesía |

Cinco días desaparecido tenía Carlos Alberto Martínez, de 48 años de edad y su cuerpo fue localizado la mañana de ayer en el Túnel de Trasvase del Sistema Hidráulico Yacambú-Quíbor, el cual está ubicado en el sector Quebrada Seca de Cuara, en el municipio Jiménez.

Estaba en estado de descomposición, los animales ya habían hecho de las suyas y comido parte de su rostro y brazos.

Tenía puesto dos guantes, uno de ello de plástico y sobre su mano izquierda tenía agarrado un tubo. Su cuerpo quedó boca abajo.

Se le apreciaba un orificio en el cráneo.

Al lugar llegaron funcionarios de Protección Civil y del Cuerpo de Bomberos de Jiménez. Tras observar y analizar el sitio del suceso, presumen que la víctima estaba sobre las torres y un corrientazo le causó la caída.

Cabe destacar que dicha zona está abandonada y existe gran cantidad de materiales. Al lugar asisten muchas personas para apoderarse del cobre.

Se supo que Martínez era una de esas personas y que tenía al menos un mes en ello. El pasado viernes habría salido de su casa a la 1 de la tarde y no regresó más.

Sus familiares comenzaron a buscarlo porque no llegó a su vivienda ubicada en el sector El Tinajero de Cuara.

También les pareció extraño que no acudió más a ver a su madre en Quíbor, la cual estaba delicada de salud y él estaba muy pendiente.

Por todos los centros de salud fue su hija, hermanas y otros seres queridos, visitaron amigos y recorrieron parte de Cuara, pero nada que daban con Martínez.

Fue el lunes que unos sujetos confesaron que Martínez se habría ido con ellos al túnel, pero aseguraron no saber qué había pasado.

En total fueron seis personas las que entraron y cinco las que salieron. Ya con unas pistas donde estaban los familiares acudieron el mismo lunes hacia el Cuerpo de Bomberos quienes a las 2:30 de la tarde comenzaron una búsqueda. Cuando entraron a la zona del túnel fueron corridos por sujetos armados quienes dispararon, por su seguridad los efectivos se retiraron.

La mañana de ayer notificaron la novedad a funcionarios de la Guardia Nacional y estos se fueron a realizar la búsqueda y localizaron el cadáver, el cual estaba bajo una gran estructura de metal.

María Gil, quien es expareja de Martínez indicó que con su muerte deja huérfano de padre a seis hijos, tres de ellos menores de edad, con ella tuvo una niña de cuatro años, a la que fue a ver a las 7:30 de la mañana del viernes. “Ese día pasó para ver a la niña que estaba enferma y dijo que regresaba para traerle el remedio”, comentó Gil, mientras limpiaba las lágrimas que corrían por su rostro.

En el lugar también estaban los hermanos y hermanas del hoy occiso quienes indicaron que Martínez se ganaba la vida como herrero y hacía los trabajos que le salían, aunque la cosa estaba un poco difícil. Así mismo relataron que al lugar se había ido seguro, porque otra persona lo invitó, pues saben que él solo no se atrevería a hacerlo.

Piden a las autoridades que investiguen a los que estaban con él porque no entienden cómo lo dejaron solo, sin avisar de lo sucedido.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios