Guaros de Lara toman distancia

Francisco Vega Riera | Foto: Daniel Arrieta |

Los Guaros de Lara hicieron los deberes en casa y tomaron una fundamental ventaja de 2-0 en la serie final de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) 2017 ante los Marinos de Anzoátegui, al someterlos en jornadas consecutivas en el Domo Bolivariano de Barquisimeto, 96-94 y 99-85, con lo que quedaron a un par de pasos del primer título de su historia como franquicia en este circuito.

De esta forma allanaron el camino para ir en busca de escribir páginas inéditas en su historial. No se trata solo de obtener el primer título para el estado Lara en 34 años (Panteras de Lara 1983), sino de ganarle al acorazado oriental en su propio feudo, algo que nunca ha ocurrido en postemporada y que poco se les ha dado en ronda eliminatoria (2-33).

Sin embargo, si algo puede servir de indicador y aliciente para ir a la conquista de “La Caldera del Diablo”, en los juegos 3 y 4 a realizarse este viernes 30 y el sábado primero de julio, es el hecho de que Guaros fue capaz de pasarle la escoba a Trotamundos de Carabobo en su Fórum Plaza Arena en tres duelos y luego también superó en par de ocasiones a Cocodrilos de Caracas en el Parque Naciones Unidas.

Una producción de 27 triples en 63 intentos (42.8 por ciento de acierto), un total de asistencias (42) que duplicó al de pérdidas (19) y el hecho de tomar 40 o más rebotes en ambas jornadas, hablan bien de las posibilidades de Guaros.

En el primer choque la ración de triples fue de 14, se tuvo una ventaja de 17 (41-24) desperdiciada para padecer luego hasta por diez (86-76). Los últimos siete minutos y medio fueron clave con un 8-0 alimentado por Heissler Guillent y el juego de Nate Robinson, quien concretó 27 puntos y seis asistencias. Fueron clave también la defensa y los rebotes de Luis Bethelmy sobre el final.

El equipo del argentino Guillermo Vecchio pudo mantener un ritmo más consistente, en especial en las ayudas y las rotaciones defensivas y en la noción de colectivo al atacar, para construir hasta en tres ocasiones una ventaja de doble dígito en el segundo cotejo y, esta vez, mantenerla hasta el final, mientras Marinos se hundía en una mala noche de tiro exterior (de 30-6) y lucía muy dependiente del tridente Gregory Vargas-Michael Hicks-Chris Massie.

Eso sí, sus triunfos se dieron en partidos con características atípicas por el ritmo vertiginoso en las posesiones, caldo de cultivo para un alto número de triples intentados por ambos conjuntos (63 y 59) y que incrementó el volumen de posesiones en ambas jornadas.

Incluso si las cosas se invirtiesen y el ritmo de juego en Puerto La Cruz fuese más hacia el cinco contra cinco y la marcación individual sobre la zonal, Guaros tiene cómo resolverlo y es a través del juego de pick and roll con Gregory Echenique o las virtudes de Lazar Hayward para atacar en penetración en busca del intento de cancha en una zona de amenaza de mayor porcentaje de acierto o, como mínimo, un foul que le lleve a la línea.

Aunque el abuso del perímetro no permita que se refleje, Guaros sigue en ventaja si utiliza el recurso del ataque en la pintura, porque al complicar a los reboteros de Marinos con fouls, tendrán “match ups” más favorables y obligarán al coach Tony Ruiz a utilizar más tiempo a una segunda unidad que está recién incorporada y con la que aún no parece contar del todo.

Es probable que en el calor oriental el juego se torne más físico y un atisbo pudo apreciarse en la segunda mitad del segundo careo, en el que hubo roces entre Nate Robinson y Gregory Vargas y entre Luis Bethelmy y Michael Carrera. Robinson ya experimentó perderse un tiempo sustancial de juego por cometer tres faltas en el primer cuarto del juego 2, situación que, aunque fue controlada mediante la calidad del núcleo criollo, no debe repetirse, en especial como visitantes.

El reto pasa por ganar el tercer juego porque, tal como pasó en Valencia y luego en Caracas, tomar una ventaja en suelo ajeno con ese golpe es casi ponerle el nombre a la serie y, con ello, al trofeo por tanto tiempo ansiado y con el que se desea acompañar a los que ya destacan en la repisa: dos de Liga de las Américas y uno de la Copa Intercontinental.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios