Guaros De Lara en busca del primer título en la LPB

Francisco Vega Riera/Enviado especial | Foto: Archivo |
HEISLER GUILLENT DE GUAROS EN EL CAMPEONATO DE BALONCESTO PROFESIONAL JUEGO GUAROS DE LARA VS MARINOS DE ANZOATEGUI EN EL DOMO BOLIVARIANO .FECHA 05/05/2017 .FOTO LUIS SALAZAR

Una segunda mitad muy pobre en porcentaje de tiro, en especial desde la larga distancia y de mala defensa en la zona pintada, le costó a Guaros de Lara el chance de titularse directo en el gimnasio Luis Ramos de Puerto La Cruz ante Marinos de Anzoátegui, por lo que su misión será buscar el primer título de su historia en la Liga Profesional de Baloncesto (LPB), cuando se dispute el juego 6 de la serie final 2017, este miércoles 5 a las 7.30pm, en el Domo Bolivariano de Barquisimeto.

Marinos jugaba con coach interino (Manuel Berroterán) por la salida del puertorriqueño Tony Ruiz y recuperaba a un Gregory Vargas que echaba el resto con su tobillo izquierdo lastimado, mientras que tenía como baja al pívot Miguel Marriaga (tirón en la ingle). El escenario parecía servido para coronarse en casa ajena pero esta vez, la sincronía de los encuentros previos no vino a la cancha y los locales salvaron los muebles, 91-80, para acercarse a 3-2.

Guaros toleró hasta 50 puntos en la pintura y apenas encestó 28, los anfitriones se dieron el lujo de capturar hasta 45 rebotes (14 ofensivos) y con ello su volumen de posesiones adicionales aumentó hasta un total de 68, casi diez más que los dirigidos por el argentino Guillermo Vecchio (57).

La producción ofensiva del bando crepuscular se circunscribió a los importados: Nate Robinson encestó 23 puntos con tres asistencias, Lazar Hayward agregó 19 con siete rebotes y Zach Graham vino del banco para concluir con 15 y así sumar entre los tres 57 de los 80 puntos de un equipo que echó mucho de menos los números habituales de Heissler Guillent (dos puntos de tiro libre) y Luis Bethelmy (sin puntos).

En la primera mitad el partido mantenía la tónica de los previos: La segunda unidad naval con un rendimiento muy por encima de lo esperado y los titulares guiados por un Gregory Vargas insaciable, un Rafael Pérez oportuno, un Michael Carrera intenso, atrevido en ataque y con instinto para el bloqueo al defender y un Chris Massie que, pese a su mayor edad, le hizo contrapeso a Gregory Echenique y compañía.

A partir del tercer cuarto se les ensombreció el panorama a los larenses al punto de verse detrás hasta por doble dígito (70-59). Les costaba tanto anotar que en ese tercer parcial la mitad de sus puntos fueron tiros libres. Erraron bandejas que suelen entrar, tiros de tres puntos abiertos que no fallan con frecuencia y además, en el cuidado de la pelota o la construcción de una ofensiva, no perdieron demasiadas pero sí algunas significativas.

Es difícil pensar que a los Guaros les corresponda vivir dos partidos consecutivos esas penurias en dos aspectos del juego en los que se han lucido en lo que va de postemporada y en especial desde que Guillermo Vecchio tomó el timón. Los ajustes serán los necesarios y vendrán de inmediato pero, como bien ha prevenido el coach, lo más importante es mantener el nivel de concentración y fortaleza mental para asumir el reto en su propio feudo y no darle largas a la meta propuesta.

El equipo además llega mucho más sano –mérito del doctor Juan Letizia, los preparadores físicos Rafael Montes de Oca y José David Pérez y el kinesiólogo Wilmer Álvarez- y en su profundidad es además más joven. El desgaste de Marinos pasará su factura y Guaros no puede perdonar a la hora de cobrarla. Solo falta uno más.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios