#ESPECIAL ¿Está garantizada la salud sexual en nuestro país?

María Fernanda Peñalver | Fotos: Archivo |
EMBARAZO MUJER EMBARAZADA 11/06/2016

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud sexual como “un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

Cada 4 de septiembre se conmemora el Día Mundial de la Salud Sexual, fecha en la cual se busca educar al respecto e instar a tener una sexualidad sana, con todos aquellos elementos que pueden contribuir a que así sea.

Venezuela no escapa de esta ocasión, sin embargo, parece que cada año que pasa es un reto más difícil de superar debido a que es poca la evolución que se tiene al respecto, considerando que ser saludables sexualmente inicia desde una relación consensuada, hasta estar exento de cualquier Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS).

Teodoro Leal, quien es coordinador adjunto del programa de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) en el estado Lara, detalló que continúan recibiendo la dotación mínima para prestar sus labores. “Garantizamos el tratamiento para la sífilis que es de suma importancia; pero así como nos llega, se va”, expuso.

En su criterio, la salud sexual significa la estabilidad con una pareja, así como la sinceridad con la misma, ser capaces de hacerle saber a quien comparte con usted si padece de alguna infección que pueda ser trasmitida.

“Ambos deben estar dispuestos a realizarse sus respectivos exámenes para descartar cualquier ITS”.

Leal no dudó en informar acerca de algunas de las deficiencias con que en el programa donde participa, tal como la falta de algunos medicamentos para tratar la candidiasis genital.

No solo en la institución no cuentan con el tratamiento, en las farmacias tampoco se consigue, a pesar de que anteriormente se podía encontrar incluso en programas del Gobierno. Ante la escasez, los especialistas deben tratar a los pacientes únicamente con antimicóticos hasta que se consigan las pastillas.

Entre las infecciones sexuales que destacan en la entidad larense se encuentra el virus del papiloma humano (VPH), gonococia (mejor conocida como gonorrea) y la sífilis; de esta última, según Leal, han disminuido los casos.

Señaló que la población más afectada son jóvenes en edades comprendidas entre los 18 y los 25 años. Edades cuando las personas buscan experimentar con su sexualidad y suelen tener parejas inestables, lo que puede devengar alguna ITS como consecuencia.

El embarazo adolescente también entra dentro de este concepto de salud sexual, considerando que traer vida al mundo implica un sinfín de responsabilidades que pocas veces son cubiertas por menores de edad.

“Ahora es muy común ver adolescentes embarazadas, antes también se veía, pero no tanto como ahora”, detalló Leal, quien destacó el hecho de que como programa no manejan las cifras de estos casos, puesto que no todas las jóvenes acuden a la institución.

Parte de esto tiene que ver con la escasez de anticonceptivos, que incluso eran suministrados en organismos públicos de manera totalmente gratuita.

Asimismo, los preservativos estuvieron ausentes en los primeros meses del mes y si bien actualmente están en la posibilidad de donar a quienes lo soliciten no se hace como era antes.

Estos últimos son de suma importancia, debido a que son los que evitan el contacto directo y por ende, el contagio de ciertas infecciones.

Si bien hay ITS que no son tan agresivas y con un tratamiento adecuado pueden curarse rápidamente, la población en actividad sexual debe recordar también la probabilidad de contagiarse con VIH/SIDA, virus sumamente complejo y que, en la actualidad, significa una gran preocupación para quienes lo padecen.

El mayor riesgo

Al hablar de salud sexual se debe considerar la madurez de las personas que realizan dicho acto; puesto que, más allá de algo carnal, deben estar al tanto de todo lo que implica tener este tipo de acercamientos.

El embarazo precoz y el contagio de alguna Enfermedad de Transmisión Sexual son algunos de los riesgos que se corren y muchos no miden la consecuencia de lo que puede significar un encuentro sexual con una persona que no es su pareja o la desconoce por completo, así como no usar protección.

El VIH/SIDA es uno de los mayores peligros que se pueden generar, siendo además un virus sumamente difícil de controlar actualmente en el país por el hecho no contar con los medicamentos anti retrovirales, que le permiten al paciente tener cierta calidad de vida.

Nada más en el estado Lara se diagnostican entre 20 y 30 nuevos casos de este tipo cada semana, existiendo una población actual de 5.000 pacientes seropositivos que continuamente sufren por no ser beneficiados por el sistema de salud pública con los respectivos insumos que ameritan para evitar un desenlace fatal.

Estas situaciones han sido denunciadas en reiteradas oportunidades por Édgar Arias, presidente de la Red Venezolana de Hombres Positivos.

La lucha de parte de las personas que tienen este virus es constante, quienes a pesar de estar débiles, deben hacer lo posible por obtener sus tratamientos por sus propios medios.
Si bien sus medicinas y demás complementos deberían estar garantizados por el Estado venezolano, desde hace algunos años ha dejado de ser así, significando el fallecimiento de decenas de pacientes que no lograron obtener alguna respuesta que les permitiera salvar sus vidas.

Más allá de un simple deseo

Cada vez que se vaya a realizar el acto sexual es importante pensar en los riesgos que se pueden correr en caso de no hacerlo de manera responsable, puesto que quizás al momento pueden no medirse las consecuencias, pero estas vendrán después.

Los especialistas reiteran además la necesidad de hacerse los exámenes correspondientes, incluso con aquella pareja que se tiene tiempo, puesto que hay algunas infecciones que aparecen a los meses de haber tenido sexo.

Cada 4 de septiembre debe ser un día para tomar conciencia, para verse reflejados en aquellas madres jóvenes que pueden estar pasando necesidades o aquellas personas contagiadas que no consiguen su tratamiento, para darse cuenta de la importancia de mantener la salud sexual.

En la ciudad existen diversos organismos que brindan ayuda preventiva al respecto, como el Programa de ITS, el cual es un lugar al cual se puede acudir ante cualquier sospecha de infección para ser aconsejado al respecto.

Sin lo básico

El Programa de ITS se encarga particularmente de la salud preventiva, con el fin de evitar que se multipliquen los casos de personas con alguna infección que haya sido contagiada a través del acto sexual.

“Lo importante es la prevención, el uso de los preservativos” dijo Teodoro Leal, coordinador adjunto de la institución. Si bien el fin de la misma es precisamente evitar que proliferen los casos, desde hace algún tiempo no escapan de la situación del país.

Los anticonceptivos, que anteriormente eran donados a las pacientes, ahora están ausentes.

Esto las obliga a acudir a entes privados para la compra de los mismos que oscilan entre los 60 mil bolívares y los 100 mil bolívares; asimismo, los preservativos a veces se agotan, lo que también genera que se deba hacer un gasto considerable por la compra de los mismos.

Si bien la prevención es lo más importante, cada vez se dificulta continuar realizando este tipo de labores más allá de las charlas que se puedan generar.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios