La salud también va en la lonchera

Nota de prensa | Foto: Archivo |

Con el inicio del año escolar, aumenta la preocupación de los padres acerca de cómo prepararles a sus hijos meriendas ricas y saludables, que les permitan a los niños mantenerse sanos al mismo tiempo que disfrutan lo que consumen.

Para la especialista en nutrición de la cadena de gimnasios Gold’s Gym, Amelia de la Peña, la alimentación es uno de los factores más importantes durante la infancia, ya que determina el crecimiento de los niños a lo largo de la primera etapa de su desarrollo físico.

Por ello, considera que tanto en niños como en adolescentes, ésta debe contener suficientes calorías y nutrientes para cubrir las demandas metabólicas como, por ejemplo, el gasto energético, desarrollo y déficit asociado, entre otras variables.

Indicó que los nutrientes (proteínas, carbohidratos y grasas saludables) deben ajustarse de forma balanceada para cubrir el total de calorías que el organismo requiere durante la jornada. Luego de hacer el cálculo, el contenido calórico se distribuye a lo largo del día, en cantidades y momentos específicos, según las necesidades.

En cuanto a las meriendas, de la Peña explicó que deben ser nutritiva y saludable, para que los niños se recarguen de energías para continuar las tareas académicas y mejorar el rendimiento escolar.

Al prepararlas se debe tomar en cuenta no sólo los requerimientos antes señalados, sino también la edad, el sexo, las actividades físicas que realicen, así como patologías asociadas, por lo que los cálculos son individuales y dependen de muchos factores.
Según la especialista, la lonchera debe contener alimentos ricos en proteínas (yogurt, quesos blancos, jamón de pavo, carnes, huevos); carbohidratos (frutas, cereales en general, vegetales) y grasas saludables (frutos secos, semillas y aceites vegetales). Las chucherías no tienen valor nutricional y, por tanto, debe sustituirse por alimentos como estos que si cubran necesidades metabólicas.

Recomendó alimentar de la misma manera a los niños en casa, para que se acostumbren a ingerir platos con alto valor nutricional. También se debe evitar las calorías vacías (comidas que tienen una cantidad importante de energía, pero que aportan muy pocos nutrientes o ninguno) al igual que los productos chatarras.

Amelia de la Peña dijo que las meriendas se pueden preparar con lo que haya en casa, “todo es cuestión de saber elegir los alimentos que garanticen la salud y no aquellos productos que por demás son bien costosos y no aportan nada”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios