FOTOS: Sociedad civil e instituciones defienden centrales azucareros investigados

Marlyn Silva | Foto: Archivo |

El Central La Pastora en 65 años de fundado se ha posicionado como una de las principales empresas comercializadoras de azúcar en el estado Lara.

A la fecha es fuente de trabajo de la mayoría de los habitantes de La Pastora, parroquia Cecilio Zubillaga, municipio Torres, y de pueblos cercanos; de modo que su funcionamiento es fundamental para el sustento de numerosas familias.

Lo tienen presente los integrantes de la Red de Instituciones Larenses y por eso expresaron, ayer, ante los medios de comunicación su opinión respecto a las acciones legales echadas a andar contra esta empresa y el Central Azucarero Río Turbio.

“Como una organización apolítica, de pensamiento plural, pero mostrando preocupación por la situación económica que vive no solo el estado Lara sino en el país estamos apoyando a la directiva y el personal del Central La Pastora y Central Azucarero Río Turbio, ya que este último tiene su influencia económica en el municipio Iribarren y Palavecino.

Son múltiples los cañicultores que se verían afectados con esta situación. El Central La Pastora tiene influencias determinantes en la economía del municipio Torres como generadores de fuentes de empleo. Diría que más del 70 por ciento de la economía del municipio Torres gira alrededor del Central La Pastora con empleos directos, proveedores y cañicultores”, puso de relieve el coordinador de la organización, Maximiliano Pérez.

El vocero de la Red de Instituciones, que agrupa más de 53 asociaciones entre las que se incluyen universidades públicas y privadas, gremios, sindicatos y productores agropecuarios, recalcó que tanto La Pastora como Río Turbio son compañías impulsadas por el sector privado e insistió en su valor para el desarrollo del estado: “Queremos hacer énfasis en que nuestro apoyo está supeditado a las decisiones que tomen las directivas de estas empresas, pero queremos recordar que han sido empresas con más de 60 años en la economía del estado Lara y ha sido un esfuerzo del sector privado la creación de estas empresas”.

El Central La Pastora está siendo investigado por incurrir en la sobrevaloración de un 230% en importación de azúcar cruda, haber recibido 1.3 millones de dólares y la alteración de las actas del pesaje. Como parte de la investigación fue detenido Miguel Ángel González Zambrano, directivo de la compañía.

Del Central Azucarero Río Turbio, en Palavecino, dictaron privativa de libertad contra los accionistas Gabriel Peña Riera y María Margarita Sigala de Muñoz por, supuestamente, incurrir en sobrefacturación para cometer fraude al Estado.

Comunidad dice no a la expropiación

Hasta ayer quienes residen en La Pastora y en pueblos adyacentes acumulaban tres días de vigilia frente a la sede de la empresa para defenderla y evitar que se concrete una eventual expropiación por parte del Estado.

El valor que tiene la empresa para la comunidad quedó reflejado en las declaraciones dadas a EL IMPULSO por la líder comunitaria Katy Freites: “Es nuestra única fuente de trabajo.

Dependen los comerciantes, los pueblos cercanos. Es una empresa productiva de alto nivel. No queremos que caiga en manos del Gobierno, porque ellos son como el chivo, toda planta que tocan la secan”.

El mismo sentido de pertenencia lo mostró otra habitante del pueblo: “El pueblo se irá a prender en candela, pero no van a dejar que lo expropien. Todo el mundo está ahí. Están dispuestos a jugarse la vida por la empresa. Hoy (ayer), demostró la gente que sí necesitan el Central”. No exagera, dijo, al calcular que la mitad de la capital torrense (Carora), La Pastora y caseríos cercanos se benefician del Central, bien como fuente de empleo o como consumidores.

Freites fue todavía más enfática al defender la compañía: “Quiero recalcar que no vamos a permitir que nos quiten nuestra empresa. Es triste por ellos si pensaban que nos iban a quitar lo único que tenemos para comer”.

Ambas mujeres aseguraron que la producción no está paralizada.

Según datos extraoficiales, las 2 mil toneladas de crudo (azúcar no refinada) que supuestamente hallaron los efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) durante la inspección del lunes están sin procesar porque una de las calderas está averiada y tampoco tienen gasoil suficiente para el funcionamiento de las máquinas.

El Central La Pastora además de la comercialización de azúcar se ha dedicado a colaborar con el desarrollo del pueblo La Pastora. Lo hacen a través de Fundapastora y parte de los frutos de esta organización fue la construcción de un preescolar que actualmente admite como alumnos a habitantes del pueblo y no solo a los hijos de los trabajadores.

“Como líder comunitaria doy fe de que los aportes que ha hecho en deportes, salud, educación, han sido muchos”, dijo Freites.

Por concretarse está una fábrica de uniformes y la construcción de locales en la entrada del pueblo para que los artesanos vendan postres.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios