FOTOS: Hospital Central de Barquisimeto espera que llegue la esperanza

María Fernanda Peñalver | Foto: Karen Paradas |

Si bien una de las principales promesas de la actual gestión regional fue eliminar por completo pedir insumo a los pacientes, esto aún no se ha cumplido; por lo que los familiares continúan en el suplicio que implica tener a un pariente hospitalizado en una institución pública y aun así, tener que destinar una suma de dinero para el cuidado del mismo.

Aris Morillo tenía apenas dos horas de haber llegado al Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (Hcuamp), cuando ella y su familia debieron desembolsillar al menos 200.000 bolívares para cancelar un antibiótico y un examen solicitado para su ser querido, quien ingresó al centro de salud con ruptura prematura de membrana.

“Dicen que llegó la esperanza, pero muchos la pierden al llegar aquí”, dijo la usuaria quien consideró la cifra gastada como significativa y temiendo que la misma incremente debido a que le pidieron dos antibióticos más y exámenes que deben realizar en laboratorios privados puesto a que aún no se están realizando en la importante institución de salud.

Incluso la hematología debieron costearla, ya que el Hcuamp no cuenta con los reactivos para realizar estos estudios básicos, según expresaron. El simple hecho de llegar al hospital genera preocupación, no solo por el estado en que pueda estar su ser querido, sino además por los gastos que se puedan generar, esos que aumentan con el pasar de los días.

Aún quedan algunos insumos básicos, como jeringas, que siguen siendo pedidos a los familiares. Si bien la orden a los galenos es de no hacer este tipo de solicitudes, en muchos casos el paciente no puede ser atendido correctamente si no se cuenta con estos; por lo que sus parientes prefieren buscar los materiales que sean necesarios.

A pesar de solicitar un encuentro con la directora del Hospital Central, María Josefina García, para conocer si se han realizado algunos cambios internos, la misma aseguró estar en una reunión, por lo que no ofreció declaraciones.

El pediátrico muestra mejoras

Por su parte, el director del Hospital Universitario Pediátrico Agustín Zubillaga, Rafael Agüero, expuso que ya se cumplió con lo emanado por la gobernadora Carmen Meléndez, quien prometió que ya no habría niños hospitalizados en los pasillos.

Asimismo, aseguró que pusieron en funcionamiento uno de los quirófanos, mientras que otros tres esperan ser reparados; recordando que estos han estado fuera de servicio debido a daños en los aires acondicionados que impiden cumplir con los parámetros necesarios.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios