Julio Borges: Ley Contra el Odio es un castigo para el venezolano

Sammy Paola Martínez | Foto: Archivo |

A través de la Gaceta Oficial n° 41.274 de fecha 8 de noviembre que se publicó este jueves, entra en vigencia la Ley Contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia, luego de que la Asamblea Nacional Constituyente la aprobara en su seno.

Este instrumento legal pudiera arreciar la persecución política y así lo manifiesta la máxima autoridad del Poder Legislativo venezolano, diputado Julio Borges, al señalar que el Gobierno persigue inyectar una dosis de miedo para tapar la realidad que se resume en una crisis económica, social y política.

“Se castiga al venezolano por decir lo que piensa y eso es algo que va en contra de nuestra esencia como ciudadanos. Esa Ley lo que hace es incitar al odio y significa un escándalo a escala internacional porque en el mundo existe el principio de libertad de pensamiento”, expuso.

En ese sentido, planteó firmeza y lealtad a la libertad, sobre todo a la verdad que a su juicio, quiere tapar el Gobierno de Nicolás Maduro.

Mientras que el parlamentario Tomás Guanipa aseveró que esta Ley, que persigue sancionar con cárcel a quien promueva odio, guerra o intolerancia, solo responde al fascismo porque su intención es continuar promoviendo la división y la violencia entre los venezolanos.

“La Constituyente lo único que hace es incrementar la persecución política, de los problemas del país ni habla”, sostuvo.

El diputado y dirigente de Vente Venezuela, Wiston Flores, aclaró que esa ley viene a reforzar la línea discursiva que ha tenido el Gobierno durante 18 años.

“Decir una verdad, denunciar una verdad, hacer una alerta, no es crear el odio es sencillamente crear la lógica, raciocinio y el entendimiento político en un país. Decir las cosas por su nombre no es odio, pero sí podemos decir que programas de televisión, que pasan en el supuesto canal de todos los venezolanos, son los primeros incitadores al odio, juegan con el honor de los ciudadanos, de sus familias, de todo el mundo, así que no son ellos precisamente el mejor ejemplo de respeto y dignidad del ser humano. El Gobierno más bien es el ejemplo vivo del odio”, enfatizó.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios