Ponen punto final a la leyenda de Janiel, líder de Las Sábilas y el más buscado de Lara

-

- Publicidad -

Con tan solo 16 años de edad ya mandaba en la barriada más peligrosa de Barquisimeto, estado Lara. Los homicidios eran lo suyo y con cada víctima que caía a sus pies, él ganaba reputación y se hacía más poderoso en el mundo delictivo; sin embargo, la leyenda llegó a su fin este jueves cuando fue abatido por funcionarios del Cicpc.

Su nombre era Jairo Janer Rivas Rivas, también lo llamaban Janiel. Iba a cumplir 19 años de edad en el mes de febrero y era considerado por las autoridades como el homicida más buscado de la entidad.

- Publicidad -

Tenía al menos ocho órdenes de captura y era nombrado, como mínimo, en 16 expedientes (casi todos por homicidio).

Se conoció que, a eso de las 3:30 a.m. de este jueves, cuando “comenzaba a llover” en la ciudad, al menos unos 10 vehículos de la subdelegación San Juan de la policía científica irrumpieron en el sector Barrio Lindo de El Jebe. Lo tenían precisado.
Tocaron la puerta en una casa de la calle 2 con callejón 2, de esas construidas por el Gobierno. Allí estaba Janer, quien, al verse acorralado, habría accionado una pistola 9 mm, marca Beretta.

Actuaron aproximadamente 30 sabuesos. Los testigos del hecho dicen que vieron entre seis y siete policías encapuchados irrumpir en la vivienda. Todos tenían sus chalecos antibalas.
“Se escucharon mucho tiros. Cuando me asomé vi que en mi pared estaba fijado uno de esos láser rojos y preferí meterme”, relató un vecino de la comunidad.

Janer fue herido en el tórax y trasladado a un centro asistencial; aunque dejó de respirar en el camino.

De manera extraoficial se supo que en el operativo policial también resultó abatido el lugarteniente de Janiel, llamado Juan Churchill Solano Yánez, quien era apodado “Yoan El Chueco” y había estado en Uribana por homicidio (también era investigado por varios robos).

Se cree que El Chueco pagó para salir de la cárcel y normalmente iba detrás de Rivas Rivas, aunque fue ultimado en otra casa.

Delincuente desde pequeño

Se crió entre la muerte y el crimen. A los 13 años de edad ya se desenvolvía en el mundo hamponil.

Aprendió de expranes de la cárcel de Uribana conocidos como Gaviota, El Félix y El Pelón; aunque luego se encargó de hacer sonar su nombre.

En 2016 los vecinos ya lo reconocían como uno de los más temidos en Las Sábilas. Tenía comprados a guardias y policías del estado, aunque le temía a los funcionarios del Cicpc.
Para 2017 el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) se empecinaron en dar con él y en el último día de octubre se metieron a Las Sábilas; no obstante, Janer logró escabullirse hacia Alí Primera por una quebrada. Ese día abatieron a El Tato y otro criminal de su banda.

Desde entonces estaba escondido y a El Jebe había llegado desde hace unos 15 días, según afirmaron habitantes del sector. Estaba en casa de una tía junto a un primo de condición especial.

“Yo lo veía sentado en la noche en frente de la casa como un muchacho normal. La gente dice que era echador de vaina pero aquí nunca lo hizo”, relató un vecino de manera anónima.

Sin embargo, otros vecinos denunciaron que Janer estaba construyendo una casa en El Jebe y estaba asomando las mismas prácticas de Las Sábilas: “Si necesito una nevera para mi casa la vengo a buscar aquí, esa es mía”, le decía en la cara a algunos locales.

 

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

- Publicidad -

Debes leer

- Publicidad -
- Publicidad -