FOTOS: En Las Sábilas, sin agua y especulación con los pasajes

Hugo J. Boscán | Fotos: Iván Piña |

Los habitantes de la urbanización popular Las Sábilas, al norte de Barquisimeto, se cansaron de aguantar el problema de la falta de agua potable, la especulación de que son víctimas con los precios de los pasajes y la irregular distribución de las cajas del CLAP, y este miércoles decidieron reclamar públicamente.

A las cinco de la mañana, aproximadamente, gran cantidad de mujeres y hombres colocaron obstáculos en la carretera hacia Duaca impidiendo el tránsito automotor hasta las 11, aproximadamente.

“Queremos agua”, “Están especulándonos con los pasajes”, “Nos cobran la pipa de agua salada hasta en 20 mil bolívares”, se leía en algunas de las pancartas que mostraban.

Amanda Pérez, una de las manifestantes, explicó que, mientras algunos conductores respetan las tarifas establecidas, otros prácticamente los estafan, obligándoles a pagar hasta 10 y 20 mil bolívares.

“A los viejitos nos tratan como perros. A mí me bajaron en la cementera porque me negué a pagarle a uno lo que pretendía cobrarme”, añadió un señor de edad avanzada.

Pero el problema de la falta de agua también es grave para los habitantes de Las Sábilas porque, además de que la urbanización no dispone de un pozo propio para recibirla suficientemente, la que tienen que comprar a los “cisterneros”, es salobre, en la mayoría de los casos a precios especulativos.

“Esa gente nos vende la pipa de agua salada hasta en 20 mil bolívares. Quien puede pagar eso si aquí todos somos pobres?, dijo una anciana presente.

Todo se debe a que el agua la vende la Agropecuaria Doña Teodora a los dueños de los cisternas y estos se encargan de distribuirla a la comunidad.

David Túa, administrador de la empresa, privada, explicó que en diciembre se dañó la bomba del pozo que les surte y reponerla cuesta unos 800 millones de bolívares que dijo no estar en condiciones de sufragar.

Ayer mismo, Túa, “cisterneros” y comunidades llegaron a un acuerdo para bajar los precios del líquido vital, el salobre, aunque luego resolverían los del agua dulce, y el tránsito fue reanudado.

“El agua de nosotros, por tubería, se la llevaron toda para el Alí Primera, como si nosotros no tuviéramos derechos”, dijo Darío Rodríguez.

Algunos recordaron que hace algunos meses les visitaron Luis Jonás Reyes y Carmen Meléndez y les prometieron de todo, “pero tan pronto ganaron se olvidaron de Las Sábilas”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios