¿Quién es el arzobispo venezolano que será el número 3 de El Vaticano? #21Sep

José Daniel Sequera - @jdsequerar / Agencias | Cortesía |

Esta semana, Maracaibo tuvo la visita de uno de sus hijos: el arzobispo Édgar Peña Parra, quien el pasado 16 de agosto de este año el papa Francisco lo nombró Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, sustituyendo al cardenal Giovanni Angelo Becciu.

Durante la visita a la “Tierra del Sol Amada”, Peña Parra recibió por parte de la Universidad Dr Rafael Belloso Chacín (URBE) la orden con el mismo nombre de la institución en su primera clase. En su intervención aseveró que “los venezolanos no deben perder la esperanza bajo ninguna circunstancia”.

“El Papa les agradeció a los obispos que estén al lado del pueblo, de la gente que sufre, de los más marginados, que en este caso es todo el pueblo venezolano; y a mí me parece un mensaje importante, porque el Papa dijo: yo reconozco, yo sé que ustedes están al lado del pueblo venezolano”, dijo el nuevo diplomático.

Pero, ¿qué se sabe de quién se convertirá en el número 3 de la Santa Sede?, pues cuando asuma el cargo el próximo 15 de octubre, solamente tendrá por delante al obispo de Roma y a Pietro Parolín, secretario de Estado de El Vaticano.

Inicios en la Iglesia católica en su natal Maracaibo

Nativo de la parroquia El Saladillo, su infancia y adolescencia las pasó muy cerca de la Basílica de Nuestra Señora de la Chiquinquirá, lugar en el que a los 16 años atendió el llamado de Dios, e ingresó al Instituto Universitario Seminario Santo Tomás de Aquino en San Cristóbal, de donde se gradúo de Licenciado en Filosofía en el año de 1981.

Como su fervor por servir a la Iglesia católica seguía vigente, viaja a Caracas para matricularse en el Instituto Universitario Santa Rosa de Lima, de donde egresó como teólogo en 1985. El 23 de agosto de ese año, fue ungido como sacerdote en la misma iglesia donde decidió iniciar su carrera sacerdotal.

Durante sus primeros cuatro años como sacerdote, fungió como párroco de Sierra Maestra, La Rotaria y El Moján, lugares dónde aún es recordado por la noble labor que llevó en esas poblaciones mientras predicaba la palabra de Dios.

Diplomacia: desde Venezuela hacia El Vaticano

En 1989, la Santa Sede le pidió al entonces Nuncio Apostólico de Venezuela, monseñor Luciano Storero, a que consultara a los obispos venezolanos para postular sacerdotes para que sirvieron de su personal diplomático. Para esa época, el arzobispo de Maracaibo, Domingo Roa Pérez, propuso a Peña como posible aspirante.

La Nunciatura de Caracas llamó a Peña Parra y tras varios evaluaciones fue enviado a Roma (Italia), donde realizó distintos estudios en importantes instituciones de educación eclesiástica como la Pontificia Academia Eclesiástica, la Pontificia Universidad Gregoriana y la Academia Diplomática de la Santa Sede.

Desde 1993 hasta 1999 prestó sus servicios en las nunciaturas apostólicas en Nairobi (Kenia) y Belgrado (entonces Yugoslavia), mientras que desde 1999 hasta 2002 estuvo entre Ginebra (Suiza) y Sudáfrica, desempeñando distintas labores diplomáticas en la Misión Permanente de la Santa Sede ante la ONU, Organizaciones especializadas y la Organización Mundial de Comercio.

Los siguientes tres años estuvo en la Nunciatura de Tegucipalga (Honduras) y de 2006 hasta 2010 hizo lo mismo pero en la Nunciatura de México, siriviendo como consejero.

Arzobispado y nunciatura apostólica en Mozambique

La excelente labor que mantenía Peña Parra para la Iglesia católica, hizo que el 8 de enero del 2011 fuese nombrado por el papa Benedicto XVI como arzobispo de la diócesis en Telepte (Túnez) además de nuncio apostólico de Pakistán, convirtiéndose en el primer religioso venezolano al que la Santa Sede le asigna tal cargo.

Menos de un mes, recibe de manos del mismo papa la investidura con el ministerio episcopal en la Basílica de San Pedro de El Vaticano. Cuatro años después, el papa Francisco le asigna la nunciatura de Mozambique.

Allí había estado hasta que 16 de agosto de este año el papa Francisco lo nombró Sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, sustituyendo al cardenal Giovanni Angelo Becciu.

Entre las tareas que tendrá en ese cargo están las operaciones normales de la Iglesia, entre las que se pueden nombrar organizar las actividades de la Curia y los nombramientos en las oficinas curiales, mantener los documentos y sello papal así como el anillo del Pescador, además de ocuparse de las preocupaciones de las embajadas ante la Santa Sede y publicar las comunicaciones oficiales.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios