#OPINIÓN Ni efectivo, ni punto y sin turistas #18Oct

José Gerardo Mendoza | Foto: Archivo IMP |

Siempre he sabido de países que han superado fuerte crisis en todos los sentidos quizás no tan grave como la nuestra, pero crisis es crisis y está más que arropa todos los sectores y aun así se sigue viendo como un túnel sin salida que no da señal, ni luz de voluntad con contribuir a salir de tal maldad, donde afecta al 90% noventa por ciento del venezolano, no queremos pensar que esta situación es provocada para beneficio de un mínimo de personas ni pensar que ese bajo porcentaje que disfrutan según de esta gravedad cruel y maligna goce y se sienta feliz de ver a sus cotorrearnos vejados y pasando por tanto penurias,  aparte que Venezuela es tan rica que ha servido para sacar de crisis a otros países que por tener ideales igual que con sus criterios jamás ayudan en su crecimiento económico, educación, cero inflación a muy baja mientras que aquí ha sido todo lo contrario, no sabemos de quien es la culpa pero si quienes son los culpables.

También hemos visto alrededor del mundo que muchos países salieron de fuertes lapsos propiciando el deporte y el turismo, medidas muy sanas de todos aplaudir, estimular y aplaudir sin temor a equivocaciones en un país donde halla variedad y amor verdadero por
la patria esto tendría consenso, voluntad y aplausos por los que le gusta el progreso y ver su país admirado por el mundo donde se respeta, se cumplan los compromisos, se le garantiza su buena estadía al visitante con buen trato, sin especularlo que le queden
ganas de volver y se conviertan en un promotor espontaneo por lo bien que la paso en Venezuela e invitar a todos  a  disfrutar las bellezas de que somos dotados por nombrar algunas de las playas de Falcón con mención especial Morrocoy admirada y recordada en el
mundo por su belleza única, Tristemente en este momento ella y todo a sus alrededores deprimida y abandonadas, acabo de ver sus pueblos cercanos como Boca de Aroa, Tucacas, Chichiriviche, por nombrar algunas como si no tuvieran dolientes como las ilimitadas cámaras de turismo, cámara de comercio, club de servicios rotarios, leones, alcaldes, asociación de vecinos, gobernadores, diputados que algún día pasan por ahí que se den cuenta el potencial que existe que debe ser una fuente de ingreso para generar bienestar divisas y la más importante que el mundo sea promotor de tanta belleza que tenemos para ofrecer al visitante.

Pero viene la contraparte que es el mal de la destrucción un caso visible como están estos sitios turísticos, unos pueblos con las calles destrozadas, la gente caminando  sobre aguas negras, calles sucias, en pleno abandono una apatía agobiante, la gente mal humoradas que no tienen animo siempre con un No cuando se le intenta plantearle algo antes de oír tienen el no por delante, los precios más altos en todo lo que deseas comprar por ejemplo la comida más cara que en Boston la ciudad más elitesca de Estados Unidos, la luz llega por momento igual que el agua, no hay gasolina sino por casualidad y no por costumbre buscar un trabajador para hacer algún trabajo, es pecado si contesta ,no no yo cobro mis bonos primero para no trabajar ya  los esclavos se acabaron. Este artículo que escribo lo pensé porque jamás he sido denunciante sino doliente de estos adefesios, no nos acostumbramos y nos da dolor.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país…

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios