#OPINIÓN Reflexión en positivo: Producir en Hada de Violencia #15Nov

José Gerardo Mendoza | Ilustración : Victoria Peña |

Dicen que el trabajo del diablo consiste en hacer diabluras y culpar a los demás quejarse y criticar a los miembros de la familia de Dios, con el tiempo si hacemos lo mismo es porque hemos sido embaucados, y entonces como resultados todos viviremos en un averno Dios nos cuide y nos protege pero de no hacer correcciones pertinentes y en tiempo récord con la mayor facilidad allá caemos porque estamos atrecho muy corto o al borde de la línea eso es sino se despierta en buenalid, el alto porcentaje que esta incómodo y golpeado al ver el país en todo los sentidos destruido y una muy larga desesperada rectificación de los autores que a lo mejor piensan que lo están haciendo muy bien y merecen un premio a la excelencia porque sus ideas e ideologías han triunfado en el mundo y es motivo de exigirles como ejemplo de lo máximo en el mundo de los exitosos por ello esforcémonos en lo común y la unidad, y no en las diferencias, así como mantener la unidad del espíritu mediante el vínculo de la paz para no seguir en el averno.

Algún día más temprano que tarde por medio de la unidad sin odios, ni rencores todos sin excepción lograremos un país pacífico acreditado, productivo, responsable y amigable que todo nos sobre que hasta para regalar sin ningún esfuerzo y reine la abundancia, se acabe la fábrica de pobres. Niños robustos, bien alimentados y educados, que sean ejemplo de bienestar como orgullo y logro de nuestro rico país, no veamos más nunca la presencia de la miseria en ancianos y niños deambulando en busca de algún de alimentos o una medicina y sufriendo todos los desaires habidos y por hacer, pagando pecados sin cometer en una forma injusta y desamparados como si fuera un castigo, no deberíamos perder la fe, luchemos con toda la fuerza de la voluntad por esto tan sagrado y añorado, una Ciudadanía feliz, llena de fe y ganas de construir y luchar por ver una patria poderosa y solvente, que el amor sea el árbitro de vida y permanentemente en perfecta armonía.

Así como aspiramos todos los que estamos involucrados en la producción, la tarea de quien desea producir que por supuesto no es tan fácil es construir con el estado, se le respeta y se les cumpla con sus derechos y el productor como siempre cumple y cumplirá con sus deberes quienes lo hacen con toda su responsabilidad y dignidad y con el orgullo de nuestra idiosincrasia por ello que aspiran los productores primario ninguna dádiva solo que se le respete sus esfuerzo, se les respete su propiedad y su estabilidad espiritual y emocional sobre todo, pues no hay paz cuando la recompensa es amenazada, ustedes no creen amigos lectores que debe cesar la política del garrote y la zanahoria que el discurso debe ser de una sola línea, que inviten a nuestros ganaderos, agricultores, empresarios e industriales en general a que es por el país que debemos cada día aumentar la producción y dejar por fuera las teorías e ideologías  que nunca han dado pies con bola y han sido no muy buen ejemplo para el mundo, ocupémonos de reconstruir el país, todos unidos es justamente lo que necesitamos, no confrontaciones, ni diatribas innecesarias sin olvidar que los hombres de bien escogen la paz y apartan la violencia.

Sería más saludable para el país productivo salir de esta pesadilla e incertidumbre que alimentan de angustia cuando vemos y oímos esos discursos de donde se habla de enemigos por todas partes del mundo en vez de hablar las bondades  de nuestra patria, un país de gente honesta, amiga, simpática, buenos anfitriones, abiertos a la amistad, de buen clima, magnificas tierras productiva, gente presta a la creatividad y el desarrollo, en buenalid que aun esta virgen con grandes reservas para vivir, explotar y convivir, dispuestos a respetar la meritocracia, estar consiente que un agricultor, un ganadero, un industrial no se hace por decreto que esos es por vocación, estudios conocimiento, honestidad, en fin todo lo que este país pide a clamor es una pronta rectificación de todos por igual, aplaudan la paz y la prosperidad, hermanos todos de buena voluntad jamás olvidaremos este mensaje de Dios ya hizo su parte al crearnos y ponernos en este mundo ahora nos contempla con cariño y pide que hagamos nuestra parte y temer de que él no va a estar siempre de nuestro lado.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la Paz, la Convivencia, el Respeto y la prosperidad de nuestro país…

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios