#OPINIÓN ¿Dónde están los santos? Parte II #20Nov

William Amaro | Ilustración : Victoria Peña |

La idea de presentar estas opiniones por este poderoso medio de comunicación como es el Diario EL IMPULSO digital no es otra, sino traer conceptos que emanan de la mente de nuestro Dios Todopoderoso a través de su Palabra que está vertida en la Santa Biblia, que nos permita crecer en nuestra vida espiritual. De corazón, no hay ningún ánimo de contender. Es acceder a las Verdades verdaderas con seguridad, y así obtener paz en nuestras almas por cuanto estaremos caminando de la mano de nuestro Creador. Si así lo hacemos, vamos a crecer en la Fe y la Esperanza que tanto necesitamos en estos tiempos borrascosos que vivimos en este país. Y literalmente, Dios nos va a dar poder para afrontar cualquier vendaval socio-económico-político que los hombres que gobiernen permitan caigan sobre nuestras cabezas. Igual, nos va a ayudar en cualquier contingencia personal o familiar que sobrevenga en nuestras vidas.

He escuchado muchas veces gente buena y honesta que dice “Dios me ama así como soy y como pienso” Eso es cierto, pero ¿qué padre no quisiera que sus hijos le obedecieran?. ¿Qué padre no anhela que sus amados sigan las recomendaciones presentadas por él, por su experiencia y su sabiduría para que vivan más tranquilos y seguros? Con plena convicción les digo, obedeciendo se van a sentir más tranquilos y ÉL prosperará. Todo padre quiere esto y por supuesto Dios no es la excepción.

En el libro 1 Samuel Dios dice algo que es definitivo acerca del rey David. Este el único personaje bíblico del cual Dios tiene una expresión que ya quisiéramos tuviera de alguno de nosotros. “Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón” 1S.13:14. Y en el libro de los hechos lo confirma. “Quitado Saúl, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero” (Hch. 13:21, 22). ¿Cómo les parece?

David era un varón conforme al corazón de Dios. Vean como Dios no tiene reparo en decir cuánto amaba a David. Y sin embargo, David es un santo que no está en el cielo. Porque los muertos nada saben. Están en el sepulcro esperando la 2da venida de Jesús para ser resucitados y así ser llevados al cielo. Según la santa escritura solo Enoc, Elías y Moisés están en el cielo. “Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy”. Hech. 2:29. Y luego, en el versículo 34 confirma “Porque David no subió a los cielos”

Hay quienes sostienen que sí, que el cuerpo de David está en el sepulcro y fue el alma la que subió al cielo. Error. La Biblia demuestra que el alma es toda persona. Es el individuo. Un alma viviente es Ud. y yo. Por ello Dios es claro cuando dice que “toda alma que pecar de cierto morirá”. Y todos somos pecadores. La certera bienaventuranza es que al venir Jesús a esta tierra por 2da vez va a resucitar a los muertos en Cristo primero, para llevarlos al cielo. Y la pregunta que hacemos ¿Si ya están en el cielo, a quien va a resucitar y para qué va a venir otra vez? Hasta la semana próxima Dios mediante por la WEB.

 

Próximo artículo: “El espíritu de la navidad”

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios