#OPINIÓN La Red de Instituciones Larenses: Derechos humanos… 70 años de su declaración #12Dic

Maximiliano Pérez | Ilustración : Victoria Peña |

“LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados miembros como entre los territorios colocados bajo su jurisdicción…”

La filosofía de los “Derechos Humanos” comenzó a gestarse en el “Contrato Social de Rousseau,” buscando una asociación en la cual cada uno, uniéndose a todos, no obedezca sino a sí mismo y permanezca libre para siempre.

El texto de la Declaración Universal de Derechos Humanos, inspirado en el de la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1.780,” fue aprobado en Paris, el 10 de diciembre de 1.948, por la 3 Asamblea General de las Naciones Unidas; en su resolución 217A; ninguno de los representantes de todas las regiones del mundo votó en contra, aunque Sudáfrica, Arabia Saudita y la Unión Soviética se abstuvieron.

Un comité presidido por Eleonor Roosevelt, del cual formaban parte 18 países fue el responsable de elaborar la carta que fue redactada por el canadiense Jhon Peters Humphrey y revisada por el francés René Cassin.

Los derechos fundamentales que deberían protegerse en el mundo entero han sido traducidos en más de quinientos idiomas.

La declaración comienza su preámbulo expresando:

“Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tiene por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de toda la familia humana…”

Es imprescindible el conocimiento pleno de los Derechos Humanos que nos han sido otorgados, para entonces analizar la actual situación que vivimos los ciudadanos que habitamos la “Tierra de Gracia” llamada Venezuela.

¿Dónde encaja el Derecho a la vida, a la libertad, la seguridad personal, la educación, el nivel de vida adecuado, al trabajo,a la propiedad individual o colectiva,si las familias está siendo desmembradas y estamos sobreviviendo una escasez de alimentos, de medicinas, el deterioro paulatino de servicios de básicos como el de la salud, agua potable, electricidad, gas, aseo urbano y domiciliario; las universidades están en cierre técnico,“los niños se desmayan de hambre en las escuelas”; la inseguridad jurídica y personal y la pobreza campean por doquier?

Una máxima expresa:

“Trabajar sin obtener beneficios es simple esclavitud”.

La expropiación sin juicio y sin pago previo, las invasiones apoyadas, la conculcación, la ocupación forzada y los saqueos ¿Constituyen o no privaciones arbitrarias de la propiedad que han ocasionado daños irreparables o muertes a personas,en actos que pueden ser calificados como homicidios culposos o, crímenes con premeditación alevosía y ventaja?

¿Dónde queda la libertad de expresión si los periodistas son perseguidos, los medios impresos en sus insumos han sido sometidos a un monopolio prohibido en la Constitución Nacional, medios radiales y televisivos han sido cerrados o se mantienen bajo constante amenaza?

Sólo son preguntas sobre Derechos Humanos,recordando a la vez, que existen delitos que no prescriben donde la justicia debe actuar implacablemente.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios