#OPINIÓN Ventana abierta: La última toma de posesión #9Ene

Eduardo González | Ilustración: Victoria Peña |

Para recordar:

“El Señor ha establecido su trono en los cielos, y su reino domina sobre todo”

(Salmos 103:19).

Alguien dijo: La frase “última vez” nunca se dice, porque cuando morimos, en ese momento es la última cosa que hacemos. Y hablando de toma de posesión, no se sabe cuántas veces puede aspirar una persona ser gobernante; de acuerdo a las leyes, o no se sabe si un gobernante cambia leyes para enquistarse en el poder.

Entre los últimos presidentes que han tomado posesión están: El de Colombia, Iván Duque (Agosto, 2018); en diciembre, 2018, asumió Andrés Manuel López Obrador, México; para Enero 2019, se juramenta, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; y honestamente, no sabe qué pasará en Venezuela sobre la toma de posesión, por haberse realizado una cuestionada elección en el mes de Mayo 2018 y lamentablemente es una situación delicada que sean numerosos los gobiernos que no reconocen tal elección o al presidente Maduro.

Ahora bien, después de la “elección” de Mayo, fue un hecho público, notorio y comunicacional, que el “presidente” se juramentó en Junio 2018, pero, parece que eso no sirvió. Fue como un simulacro y por ello se quiere volver a juramentar para el 10 de Enero 2019. Entonces: ¿Fue un error o algo incorrecto? Está claro que no sirvió y pudiéramos concluir que toda decisión tomada o firmada, también es ilegal. Esa historia se pudiera llamar: “El presidente que se juramentó dos veces”.

Por otro lado, de acuerdo a nuestro título, cuando decimos la última toma de posesión, nos estamos refiriendo a lo que sucedió y ocurrirá con nuestro Señor Jesucristo. Hagamos un recuento:

  1. Cristo vino del cielo (1ª Pedro 1:8-20).
  2. Se humanó y perdió su investidura como Dios, Rey, entre otros (Filipenses 2:6-11).
  3. Cumplió su misión y volvió al cielo (Hechos 1:9-11).
  4. Regresó al cielo y fue recibido de nuevo como Rey de reyes y Señor de señores. Es por eso que el Salmista David dijo: “El Señor ha establecido su trono en el cielo” (Texto inicial).
  5. En ese momento, se sentó a la diestra de su Padre (Mateo 16:19; 1ª Pedro 3:22).
  6. Viene por Segunda Vez (Apocalipsis 1:7) un suceso literal; para llevar a los redimidos al cielo (Juan 14: 1-3; Apocalipsis 20). 8) Después de los mil años en el cielo, sucederá la Tercera Venida y según Apocalipsis 21, Jesús hará la última toma de posesión de su reino en la Nueva Jerusalén, tal como lo dicen los versos 1-7, que nuestro Dios, el Alfa y el Omega, ósea Cristo, hará todas las cosas de nuevo y se sentará en su Trono.

Insistimos: Después de cumplidos los mil años, el nuevo trono de Dios, de Jesucristo no va a estar en el cielo y ahora estará en la tierra renovada, por ello será la última toma de posesión. Ahora, para los redimidos, no va a ver más lágrimas, ni más muerte, porque las primeras cosas pasaron; ahora lo gobiernos terrenales no existirán más; tampoco habrá más guerra, ni más elecciones porque habrá un solo Dios para todos los salvados.

Es nuestra gran oportunidad reconocer al Único y Legítimo Dios y gobernante del universo; y aunque tengamos gobiernos terrenales, estos se acabarán. Por ello, debemos aceptar, en vida, a quién se sentó a la diestra Dios, a Jesús, quien en este momento está cumpliendo sus órdenes Sacerdotales, intercediendo por nosotros y no tendremos más Dios o dioses en este planeta.

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios