#OPINIÓN La Red de Instituciones Larenses: Protección divina #16Ene

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

¡Salve Divina Pastora…Venezuela entera bajo la advocación de la Virgen María!

Uno  de los tributos más grandes de la  humanidad es el que rendimos a la Virgen María, bajo la advocación de la Divina Pastora…

La Madre de Dios abre caminos de paz recordándonos que la verdadera vida está en la fe, y la base de todo es la familia. Fue confirmado al celebrar el advenimiento de Dios encarnado en Jesús, el Cristo Redentor… El hijo de María, la Inmaculada en Concepción, la misma Virgen que se apareció al indio Coromoto, la  que estuvo al pie de la Cruz, aun después de que su Santo Hijo implorara a su padre el perdón del pueblo que lo había crucificado y todavía hay quien asegura que la voz del pueblo es la voz de Dios.

Viene la Divina Pastora en esta nueva y santa visita a la ciudad que salvó del cólera y que tiene fe de que la salvará de otros males, plagas y epidemias.

Llega a Barquisimeto en momentos de difíciles decisiones y de valientes actuaciones; donde el pueblo que la venera padece en situaciones inaceptables por cualquier mente humana que se considere consciente o cuerda; años de los cuales se han hecho múltiples diagnósticos y realizado las propuestas necesarias que de haber sido oídas hubiésemos salido de la peor crisis que, desde su fundación, ha enfrentado la república que se mantuvo incólume a montoneras, dictaduras, a asaltantes de caminos pueblos y caseríos, incendiarios de sabanas, esclavistas de niños, a quienes se les atribuye el aullido de “Tierras y Hombres Libres.”. La Tierra de Gracia que sobrevive después de haberse legalizado la impunidad, la delincuencia y la corrupción con el alarido… “Exprópiese”

El creciente río humano que acompaña a la Madre de Dios, María, la Divina Pastora, que aumenta año a año haciendo realidad el Poder de Uno, es la demostración más contundente de que no nos han conculcado la fe y no podrán lograrlo. La Preciosima  Sangre de nuestro Señor Jesucristo es nuestro escudo y protección contra todo mal, secta o cualquier invocación de las fuerzas malignas en las cuales creen en algunas islas del Caribe y en países del África.

La Red de Instituciones Larenses apegada a su Visión, Misión y a sus principios y valores, se une a la feligresía que acompaña a nuestra amada Patrona en esta tradición arraigada en el corazón y en los tuétanos de los huesos de los larenses, de los migrantes de municipios, estados vecinos y de lejanas tierras, que vienen a acompañarnos en el culto solemne que le profesamos desde que, el Padre José Macario Yepez, escritor educador y político barquisimetano de raíces tocuyanas, nacido en abril de 1.799, presuntamente el día 23, quien era hijo de don Francisco Paula Yepez (tocuyano) y de  doña María Josefa Tovar (quiboreña) ofrendó su vida para darnos vida.

El Padre Macario Yepez nos representó en el Parlamento Nacional en varias oportunidades y podría decirse que fue periodista pues fue fundador y redactor de ”El Correo de Occidente,” y contrajo una deuda considerable para lograr la construcción del templo de la Concepción. (Fuente: Luis Alberto Perozo Padua – El Correo de Lara.com).

El estado Lara no escapa de la desolación que azota la nación. Nuestra infraestructura se deteriora al igual que el sistema de salud. El desabastecimiento de alimentos y medicinas; el hambre y la miseria; ocasionan la diáspora que destruye nuestras familias y se lleva el talento necesario para recuperar al país…

“Coherencia, Compromiso y lealtad.”

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios